AFTEROFFICE
buena vida

Helado: la reinvención de los sándwiches

Algunos locales de Nueva York han llevado este clásico a nuevas alturas, empleando atrayentes sabores de helado y sustituyendo las tradicionales galletas con donas, waffles tibios y pastelitos de mantequilla.
Bloomberg
06 julio 2015 23:35 Última actualización 07 julio 2015 5:0
Para abrir boca le mostramos siete obras maestras que vale la pena degustar. (Cortesía)

Para abrir boca le mostramos siete obras maestras que vale la pena degustar. (Cortesía)

Si ya ha probado un sándwich de helado conoce la mecánica de este placer: una barra de nieve emparedada entre dos galletas. Pero algunos locales de Nueva York han llevado este clásico a nuevas alturas, empleando atrayentes sabores de helado y sustituyendo las tradicionales galletas con donas, waffles tibios y pastelitos de mantequilla. Para abrir boca le mostramos siete obras maestras que vale la pena degustar.

1
Luca & Bosco

Busque el carrito de helados de Ruthie Vishlitzky y Catherine Oddenino en el mercado Essex Street Market de Manhattan, donde sirven una docena de sabores (incluido el de miel y lavanda). El de caramelo Drunk & Salty está pensado para los adultos: una mezcla cremosa con un toque de bourbon y complejos tonos dulces. Aplastado entre dos rebanadas de brownies ligeramente agridulces, se convierte en algo más.

Helado
2
A. B. Biagi

Antonio Biagi se inspiró en el pan dulce estilo panettone que se consume en Italia cuando presentó estos sándwiches de helado en su heladería del Soho. El bollo tipo brioche -que se calienta en un dispositivo de hierro antes de servirse- es de la panadería Bien Cuit, viene en versión regular o chocolate. Cual sea su opción, le sugerimos como relleno el sutil helado de chocolate con menta, que tiene un sabor herbáceo y fresco, salpicado con diminutos trozos de chocolate negro.

A. B. Biagi
3
Melt Bakery

Melt materializa el sándwich de helado que viene a su mente cuando escucha las palabras “sándwich de helado”: bellezas coloridas y dulces de cuatro mordidas. El meltcake de vainilla, un biscocho híbrido de galleta y pastel con helado de fresa es una pareja perfecta para el verano. Otros sabores que le encantarán son el Big Deb (galletas de avena con helado de crema de mantequilla) y el Cinnamax (galletas snickerdoodle rellenas de helado de canela). 

Melt Bakery
4
Mikey Likes It

Los helados gourmet de Michael Cole son deliciosos, pero cuando le ponen una enorme bola entre dos crujientes y tibios waffles son todavía más exquisitos. Le recomendamos el helado de fresa, con un toque de acidez y pimienta negra, o el de coco con piña caramelizada.

Mikey Likes It
5
Ample Hills + Baked

Una enorme galleta con glaseado en blanco y negro es un gozo por sí sola, pero con helado ya es un deleite inenarrable. Esta galleta hecha por Baked en el barrio de Brooklyn es enorme, lo bastante grande para alimentar a dos, sobre todo cuando está rellena con helado de malteada de vainilla de la nevería Ample Hills, vecina del mismo barrio. ¿La mejor parte? La costra de Rice Krispies de chocolate con la que cubren el helado.

Ample Hills + Baked
6
Underwest Donuts

Resulta que una dona recién horneada es el vehículo perfecto para comer helado, sobre todo cuando se trata de una de coco y frambuesa de la nueva tienda a visitar en Manhattan, Underwest Donuts. Estas rosquillas tienen una delicada dulzura y una suave corteza. Dividida por la mitad y rellena de helado de chocolate, la dona se convierte en un glorioso sustituto de galleta.

Underwest Donuts
7
Dominique Ansel Bakery

El repostero francés Dominique Ansel es famoso por su híbrido de croissant y dona (sí, el llamado Cronut), pero su versión del sándwich de helado también es una superestrella. En lugar de usar galletas, Ansel rebana a la mitad una tarta de mantequilla Kouign Amann con costra de caramelo, luego rellena esta delicia típica de la región francesa de Bretaña con helado. El de vainilla hace una pareja de ensueño.

Dominique Ansel Bakery