AFTEROFFICE
deportes

Héctor Velázquez pitchea entre los grandes

El pitcher mexicano Héctor Velázquez ya cumplió su sueño de llegar a las Grandes Ligas y no se presiona por alcanzar un lugar en el 'roster' final de los Medias Rojas de Boston.
Alain Arenas
02 marzo 2017 22:29 Última actualización 03 marzo 2017 5:0
“Tengo 28 años, no soy un jovencito, pero tampoco me presiono por quedarme con el equipo en las Mayores", dijo. (Especial)

“Tengo 28 años, no soy un jovencito, pero tampoco me presiono por quedarme con el equipo en las Mayores", dijo. (Especial)

La primera posición que desempeño Héctor Velázquez sobre el campo fue la de parador en corto. Recuerda que tenía buen bateo y buena velocidad para correr entre las bases. Ocupó ese puesto hasta los 17 años, cuando Maximinio León, un scout de la Liga Norte de Sonora, le pidió que lanzara una sesión de 'bullpen'. Fue ahí cuando hizo la transición a pitcher.

Estuvo seis años con el Piratas de Campeche, con el que ganó el premio al Novato del año (2010), y una temporada más con el Acereros de Monclova en la Liga Mexicana de Beisbol. En la Liga Mexicana del Pacífico estuvo con el Yaquis de Ciudad de Obregón y luego con el Mayos de Navojoa, con el que recibió el galardón al pitcher del año en 2013 y 2016. Su desempeño en su última temporada le valió un contrato con el Medias Rojas de Boston, de las Grandes Ligas.

“También tuve ofertas del Yanquis de Nueva York y de otros equipos, pero Boston me convenció porque fueron los primeros que me mostraron su interés para que firmara”, dice en entrevista con El Financiero. “Tengo 28 años, no soy un jovencito, pero tampoco me presiono por quedarme con el equipo en las Mayores. Quiero disfrutar el momento de pertenecer a un equipo como éste”.

El Caballo, como le apodan a Velázquez, llegó a la franquicia estadounidense el pasado 19 de febrero y una semana después (26) debutó en el partido de pretemporada que el Boston perdió ante 7-3 Tampa Bay. Lanzó dos entradas, en las que ponchó a cuatro, permitió tres hits y una carrera.

“Tuve que pasar muchas dificultades para estar en Fort Myers (localidad del estado de Florida donde los patirrojos realizan sus entrenamientos de primavera). Enfermé de dengue en la campaña 2014-15, lo que me provocó que disminuyera mi rendimiento. También tuve una cirugía de codo hace dos años, debido a la sobrecarga de trabajo. Si no me quedara en el roster de 40 jugadores, no me molestaría permanecer en la sucursal AA o AAA”, dice el lanzador derecho.

El Medias Rojas tiene tres pitchers designados para conformar su rotación abridora: Chris Sale, Rick Porcello y David Price. El sonorense peleará por uno de los dos lugares disponibles con David Wright, Eduardo Rodríguez, Drew Pomeranz, Henry Owens y Roenis Elías, entre otros.

“La única forma en la que podía tener contacto con estos peloteros era cuando jugaba en los videojuegos. Es increíble que ahora pueda saludarlos en los vestidores y que sean mis compañeros de equipo. Pertenecer a esta organización es un sueño y si pudiera lanzar en Fenway Park sería lo máximo. Si hago mi trabajo y controlo mis pitcheos, sé que podré lograrlo”, sentencia.