AFTEROFFICE
culturas

Héctor Suárez... desde su locura hace un arte del reclamo

Su carrera actoral comenzó en el Teatro Clásico, un grupo dirigido por Carlos Ancira, que le permitió foguearse en obras de Shakespeare, Kafka, Ionesco y Strindberg. Mientras prepara la publicación de su biografía, revive la carpa con "Estoy loco", un espectáculo de su autoría que presenta en el Centro Cultural 1.
Rosario Reyes
27 julio 2015 22:54 Última actualización 28 julio 2015 5:0
"La diferencia es la honestidad. Seas político, literato, pintor o actor, la honestidad es lo que te va a llevar a la verdad", afirma el actor. (Alejandro Meléndez)

"La diferencia es la honestidad. Seas político, literato, pintor o actor, la honestidad es lo que te va a llevar a la verdad", afirma el actor. (Alejandro Meléndez)

Cuando a los ocho años acudió por primera vez a una carpa, vio cómo la policía bajaba a Palillo a golpes. “¿Por qué le pegan?”, le preguntó el niño a su tío que lo había llevado al espectáculo. “Por decir la verdad, hijo”. Entonces quedó en Héctor Suárez una semilla que dio fruto a una forma única de humor y denuncia social que, en cierto modo, también lo ha sacado a palos del escenario.

Su carrera actoral comenzó en el Teatro Clásico, un grupo dirigido por Carlos Ancira, que le permitió foguearse en obras de Shakespeare, Kafka, Ionesco y Strindberg, con directores como Lorenzo de Rodas, Alejandro Jodorowsky o Julio Castillo.

A principios de la década de 1960, Héctor Suárez comenzó a aparecer en series televisivas y películas cómicas –más de 50-, como las parodias de la literatura universal del programa Chucherías, o las cintas Mecánica nacional, Picardía mexicana, Lagunilla, mi barrio y El mil usos, en las que ya se advertía el discurso social que depuró después en su icónico programa de TV ¿Qué nos pasa?. Éste se transmitió de 1985 a 1990 y tuvo una segunda versión en 1999, que concluyó por un veto que le impuso Televisa, asegura el actor. Fue hasta 2011 que la empresa lo recontrató para el programa Iniciativa México, del cual salió abruptamente, como lo hizo también de la serie Cloroformo, que grababa de manera paralela. “¿Me esperan otros 12 años de veto?”, escribió en una carta abierta al titular del consorcio, Emilio Azcárraga Jean. Desde entonces no tiene apariciones regulares en la televisión mexicana.

Es en YouTube donde ha encontrado un espacio como productor su propio canal de videos, desde diciembre de 2014 . Pero ha vuelto a las tablas. Mientras prepara la publicación de su biografía, revive la carpa con Estoy loco, un espectáculo de su autoría que presenta en el Centro Cultural 1.

__¿Se necesita un grado de locura para sobrevivir en México?
__Sí, si no, te volverías loco.

__¿Cómo ha sobrellevado el veto en televisión?
__Defendiéndome; pero aquí no te puedes defender, te tachan de conflictivo.

__¿Sus personajes se adelantaron a su época?
__Son personajes que he visto y he vivido, otros que me he visto obligado a inventar para tocar determinada problemática. He tenido que hacer estudios para ver a qué sector le van a llegar El no hay o El Flanagan y qué personajes le van a llegar a todos, como Doña Zoila o Don Justo Verdad.

__¿La televisión es su medio natural?
___Es el medio más fuerte que había y habrá.

__Qué condiciones se dieron para que tuviera un programa como ¿Qué nos pasa?
__Un señor llamado Emilio Azcárraga Milmo, que le echó cojones. Le hablaban los presidentes, le hablaba Miguel de la Madrid constantemente, y a pesar de eso seguimos con el programa.

__¿Un actor puede ser más certero al hablar de política que los políticos?
__Sí. La diferencia es la honestidad. Seas político, literato, pintor o actor, la honestidad es lo que te va a llevar a la verdad.

__¿Es militante del Partido Encuentro Social?
__Sí, porque me gustaría ayudar a mi país. Quiero que dejen de saquearlo, de tenerlo secuestrado. Eso no se puede hacer hablando y criticando. Hay que hacer algo más y yo estoy haciéndolo; si me equivoco, lo diré públicamente.

__¿Quienes no son políticos, pueden hacer política?
__Claro que sí, simplemente por amor al país. No hay que permitir que le hagan daño a México, pero tenemos traidores a la patria.

__¿De quién aprendió usted a ser honesto?
__La honestidad se mama desde el hogar, de los padres.

__¿A qué se dedicaban los suyos?
__Mi padre era militar, fuerte. Yo padecí mucho y tengo un problema muy fuerte con la autoridad por eso. Mi madre era una cultora de belleza, pero con quien yo viví fue con mi abuela y soy la consecuencia de una viejita hermosa, inteligente, sabia: doña Josefina Quijarro Cruz.

__¿Cómo fue que se hicieron artistas en su familia?
__No, pues yo soy el único, digamos que soy el padre de la dinastía Suárez, si es que existe. A mi hermano Alex yo lo metí en esto.

__¿Por qué eligió el humor para hablar de temas escabrosos?
__Porque no hay de otra, si lo decimos en serio, no hay quien lo aguante, no me puedo poner en la televisión a contar lo que ya leíste en el periódico y te produjo un malestar; para que el mensaje que quiero dar llegue más fácil tengo que hacerlo de otra manera, a través de la farsa, del sainete, del humor negro...

__¿Con Estoy loco está retornando a la carpa?
__Sí, a partir de mis recuerdos. Aquella vez que mi tío me llevó al teatro y vi cómo la policía bajó a Palillo a golpes, me asusté mucho y acabé llorando. Le pregunté: ¿por qué lo golpean? ¿por qué se lo llevan? Y muy avergonzado, me dijo: “por decir la verdad, hijo”. Eso como niño no lo entendí, pero me lo dejó como huella en mi corazón, en mi conciencia, y lo revivo en el escenario. Así arranca la obra, hablando de Palillo.

__¿Cómo entiende hoy que se persiga a alguien por hablar de política?
__Aquí es un delito. Este país está lleno de rateros y de sinvergüenzas, no les conviene que hables de ellos. No quieren que ustedes despierten; los quieren de rodillas, que sean unos pendejos, que no estudien; por eso les ponen el futbol: pan y circo. Un país entretenido jamás conspirará. Pero nadie se da cuenta, no hay cultura del reclamo, nadie reclama un carajo de nada, ¿o sí?

__¿Y se puede crear conciencia con el entretenimiento?
__Créeme que sí. Sí se crea la conciencia, por eso quitaron ¿Qué nos pasa? del aire.