AFTEROFFICE
deportes

Héctor Herrera, humildad y perseverancia

Recién recuperado de su lesión en el empeine, Héctor Herrera, quien ha superado varios reveses en su carrera, podría reaparecer como el capitán del Porto y el líder para conseguir la clasificación a los cuartos de final de la Champions League.
Alain Arenas
13 marzo 2017 22:19 Última actualización 14 marzo 2017 5:0
(Especial)

El mediocampista mexicano fue transferido al Porto en el verano de 2013. (Especial)

Ángel Coca González recibió una llamada, en 2007, para que se trasladara a Rosarito, Baja California, con el objetivo de observar a un muchacho que jugaba de mediocampista. El visor siguió la recomendación y llegó a una cancha de tierra ubicada en el poblado. “La primera vez que vi a Héctor Herrera tenía 11 años. Era un jovencito flaco, veloz y que tenía una técnica impecable, una joyita. No había visto un jugador con su clase desde Cuauhtémoc Blanco”.

González -quien afirma que ha descubierto a más de 150 jugadores que posteriormente debutaron en la Primera División del futbol mexicano- dice que no dudó que Herrera tenía potencial para volverse profesional. Lo convenció de que tenía que probarse en un equipo de la Liga MX, pero antes tenían que pedir el permiso de su mamá, porque era menor de edad.

“Cuando llegamos a su casa, me di cuenta que tenía orígenes muy humildes. Su hogar era muy pequeño y el piso era de tierra. Pude convencer a su madre de que Héctor tenía el nivel para triunfar en el futbol”, relata. “Ahora que triunfa en Portugal, le compró una casa y trata de que no sufra carencias. Él contaba que ella siempre lo impulsó para que cumpliera sus metas”.

El visor cuenta que lo llevó a Pachuca para que se probara, donde en un principio lo rechazó Rubén Ayala, quien en esa época era el entrenador de la Segunda División del club. Ante la negativa, González le consiguió una prueba en el Cuautla, equipo que militaba en la Segunda División profesional.

PERFIL
Fecha y lugar de nacimiento: 19 de abril de 1990, Rosarito, Baja California
Estatura: 1.83 metros
Peso: 74 kilos
Posición: Mediocampista

EN CLUB
Debut: 2011
Equipos: 4 (Cuautla, Tampico Madero, Pachuca y Porto)
Palmarés: 1 Supercopa de Portugal (2013)

EN SELECCIÓN
Debut: 17 de octubre de 2012 (vs. El Salvador)
Palmarés: 1 medalla de oro olímpica (Londres 2012) y 1 Copa Oro (2015)

“Le tocó la suerte de jugar un torneo en el que enfrentaron a Pachuca. En ese partido les hizo un gol y dio un gran partido. Andrés Fassi, vicepresidente de los Tuzos, se enteró de que habían despreciado a Héctor. Se molestó con Ayala y me pidió que lo volviera a llevar con ellos. Finalmente se quedó con el equipo”, sostiene.

El mediocampista permaneció con la institución, aunque tuvo otro ciclo (entre 2008 y 2010) en Segunda División con el Tampico Madero, equipo al que se fue cedido. Para 2011, Efraín Flores, DT del primer plantel hidalguense, pidió su regreso a la institución y lo debutó con el primer equipo. Se hizo titular y un año más tarde fue parte de la Selección mexicana que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

“Es un jugador que domina todo el campo. Cuando jugó el Mundial de Brasil 2014 lo ubiqué por derecha y no bajó su rendimiento. Es un elemento que tiene sacrificio en defensa y en ataque puede repartir el balón y también tiene gol”, describe Miguel Herrera, entrenador que convocó regularmente al bajacaliforniano a la Selección mayor entre 2013 y 2015.

El mediocampista fue transferido al Porto en el verano de 2013. En su primera temporada fue un suplente recurrente del equipo e hizo su debut en la Champions League en septiembre de ese mismo año contra el Austria Viena. Para la siguiente campaña del certamen europeo se adueñó de la titularidad y jugó nueve de los 10 partidos en los que participó. El único en el que estuvo ausente fue el último encuentro de la fase de grupos contra el Shakhtar, en el que los Dragones ya no tenían nada que pelear porque ya estaban calificados a la siguiente ronda.

Para la temporada 2015-16 fue relegado a un papel secundario con el club. Inició sólo un partido como titular de los seis que tuvo el equipo. Situación que contrastó con el torneo de Liga, en el que era titular y se convirtió en capitán desde diciembre de 2015. Esta tendencia continuó al final de aquel año futbolístico y se amplió hasta la vigente campaña en Liga, Copa y la Liga de Campeones.

“No es el jugador que grita y pone orden con sus compañeros. Es un líder en el terreno de juego, por el nivel que muestra dentro de la cancha. Va de área a área. La capitanía en el Porto también se debe a que es uno de los elementos que más tiempo tiene en la institución, que hay que recordar que es un equipo que se dedica a vender a sus estrellas”, ahonda el actual entrenador de Xolos de Tijuana.

Tanto González como Herrera coinciden en que el futbolista –quien enfrentará hoy con el Porto a la Juventus en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones- cuenta con el nivel para dar el salto a un equipo más poderoso en Europa ,y que si mantiene la regularidad pasaría pronto.

“Quizá lo único que le falta a pulir es su personalidad. Ser más intenso en la cancha y de esa forma tomar más protagonismo. Si así lo hiciera, no tengo duda de que jugaría en un equipo de los más importantes del mundo, porque las condiciones futbolísticas le sobran”, sentencia el visor.