AFTEROFFICE
deportes

Hawks, contra la historia ante Cavaliers en playoffs

Atlanta buscará avanzar a la final de la NBA ante Cleveland, que lo ha derrotado en sus últimas dos series en playoffs. Al Horford, centro del equipo y único jugador que ha estado presente en ambas eliminaciones, cree que son mejores defensivamente.
Alain Arenas
04 mayo 2016 21:31 Última actualización 05 mayo 2016 5:0
Al Horford, segundo mejor anotador de los Hawks en la temporada (15.2 por juego), podría vivir sus últimos partidos con el equipo. (Especial)

Al Horford, segundo mejor anotador de los Hawks en la temporada (15.2 por juego), podría vivir sus últimos partidos con el equipo. (Especial)

La primera ocasión que los Hawks perdieron una serie de playoffs ante los Celtics fue en las finales de 1957. Hasta la temporada 2014-15, ambas escuadras se enfrentaron en postemporada 10 veces más, con balance favorable para Boston en 10 de 11 ocasiones. En la presente campaña llegó la número 12, en la que Atlanta, finalmente, le ganó la primera serie a los Celtics desde 1958 y avanzó a las semifinales de la Conferencia Este.

Los Cavaliers con LeBron James, su rival en esta instancia, son otro equipo con el que tienen racha negativa en la lucha por el título. En la campaña 2008-09 coincidieron también en las semifinales de Conferencia, donde los eliminaron en cuatro juegos; el año pasado disputaron la final del Este y, nuevamente, la escuadra de Ohio los barrió.

“Si miramos las grabaciones de todos los juegos que hemos perdido ante ellos, estoy 80 por ciento seguro de que podemos ser mejores defensivamente”, señaló Al Horford, centro del equipo y único jugador que ha estado presente en ambas eliminaciones, además del juego del lunes, duelo inaugural de la serie que también perdió Atlanta.

Horford, dominicano y tercera selección global en el Draft de 2007, no sólo se refiere a los descalabros en playoffs. También engloba los encuentros en temporada regular. Los Hawks nunca han ganado en postemporada a Cleveland (nueve encuentros, sin contar el de ayer) y también tienen nueve derrotas en fila contra ellos, seis de éstas (incluida la del lunes) en las que han permitido 100 puntos o más.

“La ofensiva liderada por James es dominante. Es la mejor de la NBA en puntos anotados sobre la pintura: 14 por partido. Él atrae debajo del aro a los rivales y deja a los buenos tiradores del equipo, como Kyrie Irving y J.R. Smith, sin marca para que aprovechen las oportunidades de disparo. Cleveland, en temporada regular, hizo 880 disparos de tres puntos, cifra que es la segunda más alta en la liga (sólo superada por Golden State con 2,592 intentos) y es el quinto número más alto en la historia de la NBA. Atlanta no debe descuidar a James, pero tampoco darle espacio a que los liquiden con disparos de larga distancia”, explicó K.L. Chouinard, reportero que cubre a los Hawks para la NBA.

“En lo que se debe enfocar Atlanta es en su defensiva. En campaña regular, del total de sus puntos, sólo permitieron que el 43 por ciento de ellos fueran con tiros de larga distancia. Paul Millsap y Horford son dos fuertes y versátiles defensivos, ellos deben liderar al equipo en este rubro. Atlanta es el único equipo que terminó entre los primeros cinco de la liga en robos (747) y bloqueos (847). Bajo esta base deben de trabajar, es decir, anticiparse a los pases en el perímetro y, cuando LeBron y compañía ataquen debajo del aro, defenderlo”.

Si los Hawks quedan eliminados sumarían 55 años sin calificar a la final de la NBA y alargarían a 59 temporadas su racha sin levantar un campeonato.

CON BASQUETBOL EN EL ADN
Al Horford
es uno de los seis dominicanos que han jugado en la NBA. La relación con este deporte es de familia. Tito, su padre, también fue jugador en la liga (1988-1994 con Milwaukee y Washington). Jon y Josh, sus hermanos menores, juegan en la Universidad de Florida y en la preparatoria Grand Ledges de Estados Unidos, respectivamente, y aspiran a llegar a seguir sus pasos.

Horford, segundo mejor anotador de los Hawks en la temporada (15.2 por juego), podría vivir sus últimos partidos con el equipo, debido a que al término de esta campaña concluye su contrato y será agente libre sin restricciones. Anteriormente, el centro firmó dos acuerdos con el equipo. El primero de 17.5 millones de dólares por cuatro años y el segundo de cinco campañas y 60 mdd, por lo que Atlanta no perdería las esperanzas de retener al jugador de 29 años.