AFTEROFFICE
DEPORTES

Hamilton y Rosberg, ligados por la F1

Aunque son compañeros de escudería Mercedes, los pilotos Lewis Hamilton y Nico Rosberg serán rivales este domingo en el Gran Premio de Abu Dhabi, carrera en la cual se juega la corona de la temporada de Fórmula Uno. 
Nancy González
20 noviembre 2014 20:57 Última actualización 21 noviembre 2014 5:0
Lewis Hamilton (izq.) y Nico Rosberg (der.), compañeros de equipo y rivales al mismo tiempo. (AP)

Lewis Hamilton (izq.) y Nico Rosberg (der.), compañeros de equipo y rivales al mismo tiempo. (AP)

Acostumbrado a superar dificultades desde joven, Lewis Hamilton debe mostrar su temple cuando se juegue este domingo la corona de la Fórmula Uno en el Gran Premio de Abu Dhabi.

El piloto apenas tenía 2 años de edad cuando sus padres se divorciaron; su madre volvió a casarse, y vivió con ella y su padrastro hasta los 12 años, cuando él mismo decidió que quería mudarse con su padre, quien también había vuelto a contraer nupcias.

De su papá recibió su primer auto cuando tenía 6 años, un radio control que corrió en una competencia con adultos donde resultó ganador. Poco después recibió un Go-kart como regalo de Navidad, y así inició su desarrollo al volante.

Clases de karate, su creciente afición al automovilismo y el apoyo de su padre, forjaron en Lewis un carácter duro que le enseñó a superar las situaciones adversas, como la ocasión en que perdió una ventaja y un campeonato por sus propios errores.

En 2007, cuando Hamilton debutó en la Fórmula Uno con McLaren, llegó al Gran Premio de Brasil, última fecha, con cuatro puntos más que su compañero Fernando Alonso y siete más que Kimi Raikkonen, de Ferrari.

Felipe Massa tenía la pole position, Hamilton estaba a un lado de él, mientras que Raikkonen y Alonso largaron en la siguiente fila. El inglés debía terminar por delante de ellos para quedarse con el campeonato, pero arrancó mal y antes de la primera curva había perdido posiciones.
Una mala estrategia en las paradas de pits lo relegó aún más y terminó séptimo, mientras Kimi ganaba la carrera y el campeonato de pilotos, superándolo por un punto.

Un año después enfrentó una historia similar, pero ya había aprendido lo necesario. El británico llegó con 94 puntos a Brasil y debía terminar al menos en quinto sitio para coronarse por encima de Felipe Massa (Ferrari), quien sumaba 87.

Hamilton tuvo problemas en la clasificación y largó en el cuarto sitio, mientras Massa lo hacía desde la pole, pero en esta ocasión el primero no cometió errores, entró en quinto lugar y se coronó con un punto de ventaja.

EL RIVAL EN CASA

Si ser hijo de un ex campeón de Fórmula Uno (Keke Rosberg) no es suficiente presión, entonces nada lo es. Sin embargo, Nico Rosberg se lo toma con calma y se concentra sólo en su desempeño en la última fecha de la temporada 2014.

Su padre, nacido en Suecia, corrió en la F1 bajo la bandera de Finlandia y adquirió esta nacionalidad, pero radicaba en Alemania cuando nació quien ahora, a los 29 años de edad, pelea por primera ocasión el título del máximo circuito.

Gran parte de su infancia la pasó en Mónaco, pero eran constantes los viajes de Keke, situación que Nico aprovechó para dominar cinco idiomas, entre ellos el español, que aprendió en las playas de Ibiza, recurrente lugar de vacaciones para la familia Rosberg.

Finlandés por herencia de su padre, Nico Rosberg compitió en su juventud con esa nacionalidad, pero más tarde decidió que tenía más afinidad con Alemania, país donde también nació su madre, y decidió permanecer bajo esa bandera hasta ahora, pese a que radica en Mónaco. Se trata de un atleta que practica el triatlón, mientras entrena su cerebro en competencias de ajedrez.

Toda esa preparación le hará falta este fin de semana. En una carrera de ocho años es la primera ocasión que está cerca del campeonato y la comparación con su padre puede ser incómoda, pues a Keke sólo le tomó cuatro temporadas ganar el título en una época de héroes del asfalto como Alain Prost, Niki Lauda, Nelson Piquet, Nigel Mansell, Gilles Villeneuve y Mario Andretti.

Nico Rosberg ha sido mejor que un bicampeón como Fernando Alonso o un tetracampeón como Sebastian Vettel y ha dejado fácilmente atrás a otro ganador, Jenson Button, pero superar a Lewis Hamilton requerirá de toda la concentración que usa al jugar ajedrez y la adrenalina que podría sentir nadando en mar abierto.