AFTEROFFICE
deportes

Hamilton lleva mano en el campeonato de F1

Con circuitos cómodos para su estilo de manejo en la segunda mitad de temporada, el británico Lewis hamilton se perfila para ganar nuevamente el campeonato mundial de pilotos de la Fórmula Uno.
Alain Arenas
25 agosto 2016 22:1 Última actualización 26 agosto 2016 5:0
El campeón vigente de la F1 acumula dos victorias (la última de ellas en 2015) y cuatro podios en el trazado de este fin de semana. (Especial)

El campeón vigente de la F1 acumula dos victorias (la última de ellas en 2015) y cuatro podios en el trazado de este fin de semana. (Especial)

Pese a que Lewis Hamilton arrancará, probablemente, entre los últimos lugares de la parrilla en el Gran Premio de Bélgica, al ser penalizado por exceder la cantidad de autopartes que se pueden cambiar a su quinto y último motor para esta temporada, el británico tiene las condiciones idóneas para conseguir su cuarto campeonato en la Fórmula Uno.

En el inicio de la segunda parte de la temporada 2016, el piloto tiene 19 puntos de ventaja sobre su coequipero.

Hamilton le tiene tomada la medida a (Nico) Rosberg, no veo cómo el alemán pueda ganarle en un uno contra uno en la pista, porque Lewis muestra más hambre de triunfo. El británico sabe cómo tratarlo dentro y fuera de la competencia, es más fuerte mentalmente y también es mejor piloto. El inglés es más arriesgado, una cualidad que no tiene su compañero de equipo”, explica Carlos Jalife, experto en Fórmula Uno.

El campeón vigente de la F1 acumula dos victorias (la última de ellas en 2015) y cuatro podios en el trazado de este fin de semana, Spa-Francorchamps, mientras que el alemán tiene una historia distinta. Nunca ha ganado en éste y sólo ha conseguido dos segundos puestos (2014 y 2015).

“Lewis tiene una carrera contra sí mismo, la cual es más dura que la que podría encontrar contra Rosberg. La única forma en que el británico pierda la ventaja y eventualmente el campeonato es por factores externos, como puede ser un choque contra otro monoplaza, o alguna avería que tenga su auto. De otra forma, será muy difícil que pierda los puntos que lo tienen como líder”, agrega Jalife.

Según la revista británica Autosport, los ajustes que Mercedes hará en el motor de Hamilton son en el turbo y la parte eléctrica del motor.
“Los trazados que faltan por correrse tienen la similitud de que son rápidos, idóneos para pilotos veloces como lo es el británico. Los nueve circuitos se caracterizan por tener rectas en las que se puede alcanzar mucha velocidad y hay que recordar que el inglés corre con un Mercedes. Por más que arranque atrasado, su auto le permitirá remontar posiciones rápidamente, como lo ha hecho en otras ocasiones en el año”, dice el especialista.

Contrario a ello, Rosberg cuenta con un monoplaza sin problemas. El alemán apenas utiliza su segundo motor y no ha tenido accidentes graves en lo que va de la campaña, salvo el ocurrido en España contra el mismo Hamilton. “Nico es el favorito para ganar el campeonato, no tiene los problemas de fiabilidad en el auto como los tengo yo. Será muy complicado competir contra él, los Red Bull y los Ferrari en lo que resta de la temporada”, explicó Hamilton.

El panorama es similar al de 2015, en cuanto a puntos se refiere. Al arranque de la segunda mitad de la campaña, el piloto inglés marchaba con 21 unidades por arriba del alemán. Hamilton no dio oportunidad para que su coequipero se acercara en la lucha por el campeonato y triunfó en cinco de las seis carreras siguientes para proclamarse ganador del serial.

DIFERENTES ORÍGENES
Aunque hoy Hamilton presume en su cuenta de Instagram joyas, viajes en yates y fiestas con celebridades, sus raíces no son de una familia adinerada. Su abuelo paterno nació en Granada, mientras que su mamá es inglesa. Su primer acercamiento con el automovilismo lo tuvo en Inglaterra, cuando era un niño y apenas meses más tarde de establecerse en Reino Unido.

“Lewis tiene un espíritu combativo porque no nació en cuna de oro. Su papá conducía un camión, es de la clase trabajadora. Por eso Hamilton nunca ha perdido el hambre por ganar. En el caso de Rosberg es totalmente diferente. Él es hijo de un excampeón del mundo, Keke, y siempre tuvo todas las comodidades. Se crió en Mónaco y cuando entró en el automovilismo, lo hizo porque su padre ya estaba consolidado. Por la forma en la cual creció, no tiene un carácter arrojado y no es un piloto que se arriesgue”, finaliza Jalife.