AFTEROFFICE
deportes

Hamburgo y Werder Bremen, rivalidad entre el orgullo y el drama

La rivalidad entre El Hamburgo y el Werder Bremen -dos de los clubes fundadores de la Bundesliga- se incrementará en la lucha por no descender. Ya sólo restan ocho jornadas para que finalice la temporada 2016-17 de la liga alemana.
Eduardo Bautista
03 abril 2017 22:28 Última actualización 04 abril 2017 5:0
Al igual que en la mayoría de los clásicos , éste tiene su origen fuera de la cancha. (Ismael Ángeles)

Al igual que en la mayoría de los clásicos , éste tiene su origen fuera de la cancha. (Ismael Ángeles)

Ocho jornadas restan para que la temporada 2016-17 de las Bundesliga llegue a su fin; 46 días durante los cuales la lucha por evitar el descenso promete ser un drama apoteósico, sobre todo porque están implicados dos de los equipos más tradicionales de Alemania: el Hamburgo y el Werder Bremen, que además protagonizan una de las rivalidades más antiguas del futbol germano, la cual vivirá un nuevo clímax el próximo 16 de abril, en la fecha 29 cuando se enfrenten.

Al igual que en la mayoría de los clásicos , éste tiene su origen fuera de la cancha. A Hamburgo y Bremen los separan poco más de 100 kilómetros y un antagonismo que rebasa los confines del estadio. Al ser los dos puertos más importantes de Alemania, la competencia entre ambas ciudades se da también a nivel económico, social y cultural.

Sus poblaciones dependen en gran medida de la actividad comercial; así ha sido desde hace siglos. Ambas formaban parte de la Liga Hanseática, una federación que aglutinó a los puertos más importantes del norte de Europa durante la Edad Media.

A Bremen se le suele llamar “la hermana menor de Hamburgo”. Con 548 mil habitantes distribuidos en 326 kilómetros cuadrados, cuenta con la mitad de la población y la superficie territorial que su rival. En el año 834, durante el imperio carolingio de Luis I El Piadoso, Bremen formó parte del obispado de Hamburgo, pero tiempo después se separó. En la Segunda Guerra Mundial, ambos puertos fueron bombardeados por las fuerzas británicas, y durante la Guerra Fría formaron parte del bloque capitalista en la República Federal de Alemania.

Pero con el balón las cosas han sido más parejas. De los 151 partidos que han disputado en la historia, 56 los ha ganado el Bremen y 53 el Hamburgo. Según datos de la FIFA, la primera vez que se enfrentaron Verdiblancos y Pantalones Rojos fue el 13 de marzo de 1927, durante el Campeonato del Norte de Alemania, ante alrededor de 7 mil espectadores. El Hamburgo ganó 4-1 y comenzó una racha victoriosa de un cuarto de siglo que hoy sus fanáticos recuerdan con nostalgia. El Bremen no triunfó en el clásico hasta noviembre de 1952, con marcador de 4-3.

“La rivalidad existirá siempre porque la competencia va más allá del deporte, aunque también debemos admitir que hoy ambas ciudades comparten muchas cosas. Las dos saben apreciar la belleza y el valor del trabajo”, considera Karl-Ludwig Mrochen, fanático de sepa del Werder Bremen.

Las aportaciones a la cultura popular de estas urbes portuarias han sido muy variadas. Bremen, por ejemplo, es la ciudad donde se inventó Becks, una de las mejores cervezas del mundo. En cambio, Hamburgo fue el lugar donde los Beatles encontraron la puerta que los llevaría al éxito, desde su imagen (con sus famosos peinados de hongo, idea de una fotógrafa alemana llamada Astrid Kirchherr) hasta su primera grabación como banda profesional.

Hasta la fundación de la Bundesliga en 1963, ambos clubes dominaron la Oberliga del Norte, en la que jugaron en 32 ocasiones. La mayoría de sus enfrentamientos se han dado en la Bundesliga (105), aunque también en la Copa de Alemania (11), la Europa League (2) y la Copa de la Liga, hoy llamada Supercopa de Alemania (1).

Fundado en 1887, el Hamburgo es uno de los clubes más antiguos de Alemania y el único de ese país que nunca ha descendido de la Primera División. Posee, además, un título de Champions League (1982-1983), algo que nunca ha logrado el Bremen, que fue creado algunos años después (1899).

“El Werder Bremen se caracteriza por ser uno de los equipos más simpáticos de Alemania, porque con un presupuesto muy limitado ha logrado ser campeón de la liga y de la Copa. Le ha hecho frente al Bayern Munich pese a no tener el mismo poderío económico”, agrega Mrochen, quien de joven vendió salchichas en el estadio del club y pudo ver cómo los hinchas, Die Werderaner (Los isleños del Río), viven su ideología: mucha pasión y poco dinero.

“En Alemania se percibe al Werder como un equipo con una dirección muy justa. A diferencia del Borussia Dortmund o el Schalke 04, que sí representan a la clase obrera, el Bremen congrega una hinchada muy plural. En el estadio esas cosas no importan. Todos son iguales. Yo vivo en México y no me pierdo un sólo partido de mi equipo. El estadio siempre está lleno. El apoyo de los fanáticos es absoluto, aun cuando el club no ha pasado por sus mejores momentos”.

El Werder y el Hamburgo ocupan el lugar 12 y 14 de la Bundesliga, respectivamente, con una diferencia de sólo dos puntos entre ambos, y a una y tres unidades del puesto que deberá disputar una serie de playoff de ascenso y descenso ante un equipo de la Segunda División. Los Verdiblancos reciben hoy al Schalke 04 y los Pantalones Rojos visitan al Dortmund, duelos clave en busca de la permanencia.