AFTEROFFICE
deportes

Halep y Ostapenko, la final de Roland Garros

Jelena Ostapenko se convirtió este jueves en la primera mujer en más de 30 años que avanza a la final del Abierto de Francia, sin siquiera estar preclasificada. Enfrentará a la tenista rumana Simona Halep, que venció a la checa Karolina Pliskova.
Agencias
08 junio 2017 14:23 Última actualización 08 junio 2017 14:35
Jelena Ostapenko enfrentará a Simona Halep el próximo sábado en la final femenil del Roland Garros. (Reuters)

Simona Halep enfrentará a Jelena Ostapenko el próximo sábado en la final femenil del Roland Garros. (Reuters)

PARÍS.- La tenista rumana Simona Halep venció a la checa Karolina Pliskova por 6-4, 3-6 y 6-3 para alcanzar el jueves su segunda final del Abierto de Francia, en la que enfrentará a la sorprendente letona Jelena Ostapenko.

Halep, tercera preclasificada y que se convertirá en la nueva número uno del mundo si derrota a Ostapenko el sábado en la final, se benefició de los múltiples errores no forzados de Pliskova para quedarse con el primer set.

La checa, segunda cabeza de serie en el polvo de ladrillo de París, mejoró notablemente en el segundo set para estirar el partido, pero Halep recuperó el ímpetu en el set decisivo para llegar a su segunda final de Roland Garros después de perder la primera ante Maria Sharapova en 2014.

Más temprano, Ostapenko venció por 7-6 (7-4), 3-6 y 6-3 a la suiza Timea Bacsinszky, en un partido entre dos tenistas que celebraban su cumpleaños.

El día en que cumplió 20 años, Ostapenko, número 47 del mundo, lanzó un arsenal de golpes ganadores para convertirse en la primera tenista que no es cabeza de serie en llegar a la final femenina de individuales de Roland Garros desde que Mima Jausovec perdió ante Chris Evert en 1983.

En un partido fluctuante, Ostapenko parecía lejos de la final cuando perdió cuatro juegos consecutivos para ceder el segundo set contra Bacsinszky, que esperaba celebrar de gran forma su cumpleaños 28 con un pase a la final del principal torneo sobre polvo de ladrillo.

Pero la letona jugó sin temor en el set decisivo y con su tiro ganador número 50 del día se convirtió en la primera tenista de su país en llegar a una final de Grand Slam.