AFTEROFFICE
buena vidA

Habanos, un placer vigente

Conoce cuáles son las especificaciones con las que debes contar el único tabaco en el mundo que tiene denominación de origen, el habano, y la forma perfecta de disfrutar uno.
Lizbeth Hernández
03 abril 2017 21:22 Última actualización 04 abril 2017 5:0
Habanos. (Especial)

Habanos. (Especial)

Compañero de tardes lluviosas. Necesario después de una buena mesa. El humo es su hechizo final. Los indios taínos, pobladores originales de Cuba, propagaron sus bondades. Hoy, los habanos siguen conquistando fumadores.

Son icono de la cultura e historia cubanas. Son el único producto de tabaco en el mundo que tiene denominación de origen. Todos los demás son puros premium. Los habanos son sólo producidos en la isla. La cosecha se realiza en regiones autorizadas por el gobierno. El proceso para su elaboración es artesanal y se requieren en total 539 pasos. Ningún componente químico es usado en esa creación.

De un tiempo a la fecha se han popularizado. Personajes importantes de distintos ámbitos han sido relacionados a su consumo. Naomi Campbell, Beyoncé, Johnny Depp y hasta David Beckham se han declarado consumidores habituales.

1
  

  

(Especial)

“Es una tradición vigente y exportable. La conquista de nuevos paladares no ha parado. Fumar habanos es un placer y eso los ha mantenido vigentes”, señala Andrea Figueroa, gerente de marketing de Habanos México.

Para incentivar ese placer hay que saber cómo identificarlos, los cuidados que se deben tener para almacenarlos, además de accesorios idóneos que faciliten su corte.

AMBIENTE PERFECTO
“De 16 a 18 grados es la temperatura ideal para su conservación; el porcentaje de humedad debe ser entre 65 y 70, así se mantienen hidratados, lo que les aporta la firmeza adecuada”, refiere Figueroa.

Permanecer a la intemperie les genera moho, por lo que se conservan mejor en un humidor. Se trata de muebles y cajas especiales para guardarlos. Los hay portátiles y de diferentes tamaños, incluso hay cuartos que se acondicionan. Nunca se deben meter al refrigerador porque pierden su sabor y se secan. En las tabaquerías también se vende una solución coloide que viene en sobres, llamada bóveda, la cual sirve para enfriar los humidores a la temperatura adecuada. Su precio oscila entre los 30 y 180 pesos.

1
  

  

(Especial)

PURERAS
Ideales para transportarlos, las hay de infinidad de materiales, entre los que destacan piel, madera y fibra de carbono. Lo más importante es que por dentro estén hechas de cedro, para conservar su aroma y sabor.

HERRAMIENTAS
Hay cortadores, sacabocados y encendedores. Respecto a los primeros, el precio depende de la marca y la forma. Los buenos parten de mil pesos en adelante. La marca Xícar acaba de introducir al mercado mexicano artículos que hacen un corte perfecto. Tienen dos cuchillas que evitan que se desgarre el habano. Ofrecen garantía de por vida y facilitan la acción con una mano.

El mercado de encendedores está regido por los de una, dos y tres flamas. Ello tiene que ver con la intensidad y rapidez necesarias para prender un habano. Entre más flama es más fácil.

¿DÓNDE COMPRAR?
Lo primero es adquirir productos en un punto con venta certificada que tenga la leyenda “Habanos Point”. Por lo general, las tabaquerías especializadas lo tienen. Hay que revisar la impresión de las etiquetas, que no estén borrosas ni corroídas.

“Al tacto el habano tiene una textura sedosa, la hoja se siente un poco aterciopelada, las falsificaciones se reconocen porque son hojas secas”, advierte la experta. El precio es otro factor: por unidad cuestan alrededor de 150 pesos, dependiendo de la marca. Los Cohiba, por ejemplo, están en promedio en 500 pesos. Muelles, marinas y playas no son sitios seguros para comprar. Este producto requiere de un adecuado almacenamiento bajo normas estrictas de temperatura y humedad, el sol altera su sabor.