AFTEROFFICE
deportes

Gustavo Matosas, a consolidarse con América

Sólo dos títulos le bastaron al estratega uruguayo Gustavo Matosas para sentarse en la candente banca del club América, el más ganador del futbol mexicano. Su reto no es sencillo, pues tiene el compromiso de continuar el camino de éxitos que le heredaron Miguel Herrera y el argentino Antonio Mohamed.
Ma. del Refugio Melchor S.
08 enero 2015 22:13 Última actualización 09 enero 2015 5:0
“Voy a dejar todo, y mi mente y corazón están puestos en hacer que América tenga un gran paso”, dijo Matosas. (Cuartoscuro)

“Voy a dejar todo, y mi mente y corazón están puestos en hacer que América tenga un gran paso”, dijo Matosas. (Cuartoscuro)

Un par de títulos en una meteórica carrera como director técnico le bastaron al estratega uruguayo Gustavo Matosas para sentarse en la candente banca del club América, el más ganador del futbol mexicano. Su reto no es sencillo, pues tiene el compromiso de continuar el camino de éxitos que le heredaron Miguel Herrera y el argentino Antonio Mohamed.

A Herrera le tomó tres torneos coronar a los de Coapa en el torneo de liga, a Mohamed sólo dos. Gustavo Matosas consiguió un bicampeonato con el León en cuatro certámenes, pero con la ventaja de tener un grupo de jugadores que conocía desde la división de ascenso.

La directiva de León le tuvo paciencia porque en sus anteriores equipos no tuvo un buen inicio. Debutó con el pie derecho al conseguir el campeonato del futbol uruguayo con Danubio en la temporada 2006, pero no le fue bien en Peñarol, Bella Vista y el club peruano Universidad de San Martín, al que sólo dirigió seis partidos antes de recibir la inesperada llamada del futbol mexicano.

Querétaro, equipo con el que se había retirado como jugador, le brindó la oportunidad en el Clausura 2011. Desde ese primer torneo, Gustavo Matosas mostró ser un técnico intenso, exigente, pero el material humano con el que contaba no era el mejor. Apenas cosechó 16 puntos en 17 jornadas y en el Apertura 2011 sólo siete unidades en cinco fechas.

Gallos Blancos tenía apuro por permanecer en la Primera División y despidió al uruguayo sin saber que se estaba desprendiendo de un elemento muy valioso que demostraría en poco tiempo todo su potencial.

León fue el gran ganador, lo reclutó y en apenas un año el equipo logró el ansiado regreso a Primera División. El conjunto esmeralda fue la sensación en su campaña de retorno, en el Apertura 2012 acumuló 33 puntos y calificó a la liguilla, pero fue eliminado en semifinales.

El segundo torneo resultó más complicado, sólo pudo sumar 16 unidades, pero su directiva lo apoyó y el resultado fue espectacular: León consiguió el bicampeonato coronándose en el Torneo Apertura 2013 y Clausura 2014.

Sin embargo, el idilio entre Matosas y León terminó con una pobre temporada en el Apertura 2014. El equipo no pudo calificar con 22 puntos y el estratega uruguayo pidió entonces la libertad, que le fue concedida.

El paso era lógico, buscar más dinero y un reto mayor en un equipo de prestigio. Las formas no fueron las mejores, pero finalmente fue presentado como técnico del América el 25 de diciembre de 2014.

Conseguir el bicampeonato, armar un equipo espectacular y ofensivo y entregar buenos resultados en torneos internacionales son algunas de sus obligaciones. Además del torneo de liga y Copa, América buscará el título del Torneo de Campeones y Subcampeones de la Concacaf para conseguir su boleto al Mundial de Clubes 2015.

El camino no será fácil, Matosas es un técnico temperamental como otros extranjeros (Ricardo La Volpe, Marcelo Bielsa) que no tuvieron éxito con el América. Desde los primeros entrenamientos los jugadores se quejaron porque no les da charlas técnicas ni avisa su cuadro titular. Tiene un gran plantel para triunfar, pero habrá que esperar para saber si logra armar en la capital la química que tuvo con sus jugadores en el bajío.