AFTEROFFICE
DEPORTES

Groothuis, el holandés que estuvo al borde del suicidio

El holandés había declarado que estuvo a punto de suicidarse, pero hoy la vida le sonríe: ganó la medalla de oro en los mil metros en patinaje de velocidad en Sochi.
AP
12 febrero 2014 22:2 Última actualización 12 febrero 2014 22:3
Stefan Groothuis confesó: "Cualquiera puede tener un infierno en la cabeza". (Reuters)

Stefan Groothuis confesó: "cualquiera puede tener un infierno en la cabeza". (Reuters)

Ésta es una de esas historias de tintes trágicos, pero que con lucha y tesón cambia radicalmente. Así es la vida de Stefan Groothuis, quien se adjudicó el oro en los 1,000 metros en patinaje de velocidad, en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi. El holandés había confesado hace poco que estuvo al borde del suicidio.

​Para el patinador estadounidense Shani Davis fue una dura derrota, pues su intento de hacer historia naufragó el miércoles en la Adler Arena, cuando el holandés Stefan Groothuis se adjudicó el oro, acabando con la ilusión de Davis de convertirse en el primer patinador de velocidad masculino en ganar la misma prueba en tres justas consecutivas.

Luego de que el norteamericano completó la primera vuelta completa de la carrera de dos y media, se hizo evidente que su reinado había llegado a su fin. Cruzó la meta bastante rezagado del tiempo ganador de Groothuis de 1 minuto y 8.39 segundos. "He hecho una muy mala carrera. Tendré que aceptarlo el resto de mi vida", dijo Davis, quien terminó en octavo lugar.

Groothuis, quien ha sufrido con problemas de depresión y hasta contempló el suicidio, logró la cuarta medalla de oro en cinco pruebas del patinaje de velocidad para Holanda. A sus 32 años, se convirtió en el campeón olímpico más viejo en los 1,000 metros.

Holanda ha acaparado 10 de las 15 medallas que se han repartido en cinco pruebas. Se trata de un desempeño avasallador que los tiene bien encaminados a triturar el récord de más medallas obtenidas por un país en la misma justa. Alemania Oriental consiguió 13 en Calgary 1988.

Stefan Groothuis dio una entrevista hace poco a la televisora nacional NOS, en la que habló sobre sus problemas personales: "Estuve al borde, y decirlo es impactante. Cualquiera puede tener un infierno dentro de la cabeza".