AFTEROFFICE
buena vida

Grecia quiere sorprender con sus vinos

Los vinos griegos no son tan reconocidos como los de España, Chile, Argentina u otros, pero ahora han tenido un resurgimiento, el cual fue palpable durante el reciente Festival de Vino griego en Londres, el primero de su tipo en esa ciudad.
Bloomberg
07 octubre 2015 19:55 Última actualización 08 octubre 2015 5:0
Las variedades de uva tales como Assyrtiko y Malagousia han dejado un buen sabor de boca en Londres. (Tomada de internet)

Las variedades de uva tales como Assyrtiko y Malagousia han dejado un buen sabor de boca en Londres. (Tomada de internet)

Los vinos griegos tenían gran reputación en la antigüedad, sin embargo, durante los siglos que duró la dominación otomana, vid y vino pasaron a ser meros productos agrícolas locales. Pero ahora han tenido un resurgimiento, ya que Grecia cuenta con cerca de 300 variedades, la mayoría de las cuales están dotadas de un carácter propio.

El Primer Festival de Vino griego en Londres, celebrado apenas el fin de semana, volvió a poner en el mapa esta generosa bebida, que anteriormente había sido dominada en el mercado por países como Francia e Italia.

La gama de vinos griegos es amplia: blancos secos, tintos, moscateles dulces, tintos generosos e, incluso, espumosos.

Aunque Grecia no está cerca del Top 10 en donde se encuentran países como Estados Unidos, España, Sudáfrica, Chile, Nueva Zelanda, Alemania y Argentina, este festival ofrece una oportunidad para conocer las variedades de uva tales como Assyrtiko y Malagousia, que han dejado un buen sabor de boca en Londres.

Con una base más bien modesta, las exportaciones de vino griego al Reino Unido en los primeros siete meses aumentaron un 64 por ciento respecto al año anterior a 1.94 millones de libras (2.95 millones de dólares). Las ventas en 2014 se elevaron 24 por ciento con respecto al mismo periodo hasta 2.18 millones de libras. Eso es apenas una gota en el mercado británico del vino, de 15 mil millones de libras.

Algunas variedades de vinos griegos ahora aparecen en las cartas de vinos de Londres, incluida la de The Ivy, donde botellas de Assyrtiko, Hatzidakis, Santorini 2014 cuestan 41 libras.

"El vino griego es muy interesante y distintivo… no ha hecho más que mejorar”, dijo la maestra Jancis Robinson, organizadora del evento. “El vino que la gente está importando es de una excelente calidad”, sostuvo.

Fundado por Theodore Kyriakou y Robinson, el festival es una gran oportunidad de experimentar y aprender acerca de las maravillosas filas de vinos griegos ahora disponibles.