AFTEROFFICE
Cultura

Grecia a sus anchas en el Museo de Antropología

El recinto comienza el festejo de sus 50 años con la gran cultura.
Silvina Espinoza de los Monteros
29 enero 2014 11:29 Última actualización 29 enero 2014 11:30
Exposición Keramiká. (Cuartoscuro/Archivo).

Exposición Keramiká. (Cuartoscuro/Archivo).

Keramiká, materia divina de la antigua Grecia, exposición con la que arrancan las celebraciones por el 75 aniversario del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ya está abierta al público en el Museo Nacional de Antropología (MNA).

Integrada por un conjunto de 94 piezas, tanto de objetos de cerámica como cinco esculturas en mármol con más de dos mil años de antigüedad, esta muestra está divida en tres secciones, que lo mismo abordan el universo de la mitología griega que la relación entre hombres y dioses en la esfera pública, privada y familiar.

Teresa Franco, directora general del INAH, comentó en entrevista que la muestra abarca un periodo que va del siglo VIII a.C. al II d.C. es decir, diez siglos. Puesto que se trata de piezas tanto rituales como utilitarias con un carácter sobresalientemente narrativo, "lo fantástico es que se puede entrar a ellas como si fuese un libro bellísimamente ilustrado".

Aquí -destacó- hay un profundo deseo de la sociedad y de sus grandes artistas de manifestar cómo ven el mundo, lo cual es una de las cosas más bellas, ya que no podemos dejar de reflejar quiénes somos a través de nuestros objetos.

La selección de las piezas estuvo a cargo del Museo del Louvre, recinto que por primera vez exhibe parte de su acervo en el MNA. "Me parece que fue una fortuna que se hiciera este trato con el Museo del Louvre para abrir el 2014 con los griegos".

A Franco le agrada que la exhibición sea exhibida en la Ciudad de México pero también que el Louvre haya aceptado que ésta posteriormente viaje al Ex Convento de Santo Domingo en Oaxaca, donde se presentará a partir de junio.

Lo anterior en el marco de la reactivación de las relaciones culturales entre México y Francia, que además estará signada por una nutrida serie de actividades, como la presencia de obras del Museo de Orsay en el MUNAL o el arribo de piezas de Pablo Picasso al Palacio de Bellas Artes.

El hecho de que la presentación de los griegos se exhiba en el Museo Nacional de Antropología es significativo, ya que también coincide con el 50 aniversario del recinto inaugurado en 1964.

"Eso me da muchísimo gusto por una razón ¬-explica Franco-: nosotros estamos obligados a irnos hasta las más hondas tradiciones, pero también a tener un dialogo permanente con las nuevas tecnologías, queremos que esto le ayude a la gente a comprender".

En particular, le atrajo un video que se proyectaba sobre una vasija de barro, que iba cambiando de texturas y colores conforme avanzaba una explicación en audio sobre el proceso de elaboración de esa clase de cerámica.

Puesto que abarca varios siglos, la cuidada selección que se ha hecho de las piezas "te va dando cuenta de casi todo el universo griego, está armada de una forma en que te acerques a lo más íntimo de su vida cotidiana", aseguró.

Con la muestra se puede apreciar tanto el gran sentido estético de los griegos como su cosmovisión: "Encuentras esa forma purísima, muy delineada, de formas muy simples, que exponen un siglo V a.C. glorioso y también puedes ir avanzando hasta las formas más sofisticadas en el manejo, tanto de los materiales como de las ideas".

Franco comentó que no podría seleccionar una pieza entre sus favoritas: "Yo estoy enamorada de varias de ellas, desde las de pequeño formato hasta aquellas urnas delgadísimas para el aceite o unas de mayor formato, donde se aprecia a los grandes dioses en ceremonias extraordinarias. Es muy difícil seleccionar una pieza, yo creo que el conjunto es lo que vale aquí".

Para concluir, Franco dijo que en breve se dará a conocer el programa completo de actividades para celebrar, al 75 aniversario del INAH; adelantó que en octubre se organizará, en las instalaciones del MNA, la cátedra de antropología Alberto Ruz-Paul Rivet.

"Queremos destacar a las grandes figuras que han trabajado en el INAH desde su apertura y también a sus contrapartes en el exterior, donde realmente Francia tiene una veta riquísima. Queremos hacer un reconocimiento al diálogo franco-mexicano, pero también lo haremos con América Latina, Alemania, España y Japón".

Dichas cátedras tendrán un carácter eminentemente académico, pero el gran reto que Teresa Franco identifica es que se transmitan de manera oportuna y con un lenguaje accesible a un público muy amplio: "Deseamos llegarle a los jóvenes y rememorar por qué es importante hacer una crítica de quiénes somos y cómo podemos imaginarnos el futuro", concluyó.