AFTEROFFICE
culturas

Graban 'soundtrack' de películas imaginarias

Las historias que aún no se escriben, el territorio de la potencia, que aún no es acto, dieron origen a la más reciente aventura musical del cantante y guitarrista Todd Clouser y el pianista Alex Mercado.
Lizbeth Hernández
13 junio 2017 21:24 Última actualización 14 junio 2017 5:0
Todd Clouser y Alex Mercado en la promoción de su más reciente material discográfico. (Especial)

Todd Clouser y Alex Mercado en la promoción de su más reciente material discográfico. (Especial)

Las historias que aún no se escriben, el territorio de la potencia, que aún no es acto, dieron origen a la más reciente aventura musical del cantante y guitarrista Todd Clouser y el pianista Alex Mercado.

Cinema es el nombre de su más reciente disco, el primero que lanzan al alimón, y el cual nació del deseo de ponerle música a películas no realizadas.

“La música tiene el poder de transformar la imagen: una escena de amor la convierte en melancólica. Siempre me han gustado los scores de cine y he querido componer, pero no me contratan, así que tomé la iniciativa”, confiesa el artista estadounidense, formado en Berklee, quien vive desde hace seis años en la Ciudad de México. Aquí fundó el grupo de fusión A love electric, con el bajista mexicano Aarón Cruz y el baterista argentino, también afincado en México, Hernán Hecht.

Clouser y Mercado se encontraron hace un par de años a raíz de una colaboración que tuvieron en la grabación del disco Un amor pendiente, de Los Cardencheros de Sapioriz.

“Nunca habíamos tocado juntos, nos conocimos durante las presentaciones del disco homenaje a Los Cardencheros... Lo admiro mucho, es un tipo serio y tenía muchas ganas de trabajar con él, para mí fue un gran reto, y el resultado nos gustó mucho a ambos”, cuenta el guitarrista.

Cinema, que está integrado por 13 canciones en las que se fusionan folk, rock y jazz, fue grabado a dúo en una sesión en vivo en enero de este año. El material está disponible en iTunes y Amazon.

Con este proyecto, Clouser se adentró al terreno de la experimentación visual. Explica que, una vez que el disco estuvo listo, lanzó una invitación en redes sociales para que el público le mandara escenas cotidianas en video, luego clasificó ese material y lo convirtió en cortometrajes a los que le añadió la música del disco.

“Es algo muy casero y experimental. Es una manera de involucrar a más gente, amigos y fans; una experiencia más humana y cercana. El jazz no les es ajeno, al contrario, hombres en su mayoría, de entre 17 y 50 años, me mandaron su material”, asegura.

El dúo realizará en julio una serie de presentaciones de la producción: el 14 estará en el Zinco Jazz Club y el 19 en La Casa del Cine, en el Centro Histórico.

Después de mostrar su trabajo audiovisual, Clouser no quita el dedo del renglón para musicalizar películas. “Me gustaría colaborar con diferentes cineastas, ojalá estas presentaciones sirvan para conectarnos”.