AFTEROFFICE
deportes

Grabaciones dan más evidencias de sobornos en el futbol

Un jurado federal en Nueva York escuchó audios de un ejecutivo brasileño de marketing deportivo que grabó a sus cómplices cuando se jactaban de haber ganado millones de dólares con los derechos de torneos de futbol y haber pagado sobornos.
Patricia Hurtado | Bloomberg
05 diciembre 2017 9:16 Última actualización 05 diciembre 2017 9:16
FIFA

FIFA

Después de que se descubriera que José Hawilla le mintió al FBI en 2013 acerca de décadas de pagos de sobornos a los barones del futbol sudamericano, el ejecutivo de marketing deportivo hizo lo que cualquier ejecutivo que se precie haría: usó un micrófono oculto.

Un jurado federal en Brooklyn, Nueva York, escuchó el lunes algunas de las acciones secretas del ejecutivo brasileño, en las que grabó a sus cómplices no sólo cuando se jactaban de haber ganado centenares de millones de dólares con los derechos de torneos de futbol, sino también cuando se quejaban de tener que sobornar a potentados del futbol sudamericano.

Hawilla, de 74 años, dueño y fundador del Traffic Group, un conglomerado multinacional de comercialización de eventos deportivos con sede en Brasil, prestó testimonio en portugués mediante un intérprete durante más de cinco horas.

Dijo a los jurados que había accedido a declararse culpable en diciembre de 2014, después de haber efectuado secretamente grabaciones y llamados para Estados Unidos durante más de un año y medio.

Fue el segundo ejecutivo de marketing deportivo en declarar ante el jurado acerca de lo que según Estados Unidos fueron décadas de pagos a los amos del futbol por lucrativos derechos de transmisiones y marketing.

Un día antes de que funcionarios de la FIFA anunciaran que Estados Unidos sería sede de una edición especial por el centenario de la Copa América, Hawilla grabó al empresario de marketing deportivo Hugo Jinkis.

“Tengo que pagar sobornos todos los días, se hace cada día más difícil”, se quejó Jinkis durante una grabación del 30 de abril de 2014, que registra una reunión en un hotel cinco estrellas de Florida, según transcripciones de conversaciones en portugués y español traducidas al inglés para los jurados.

Hawilla declaró que él y sus socios pagaron sobornos a los dirigentes del futbol sudamericano, entre ellos tres hombres que están procesados: José María Marín, de 85 años, expresidente de la federación brasileña de futbol; Juan Ángel Napout, un paraguayo de 59 años que fue presidente del órgano rector del futbol sudamericano, y Manuel Burga, de 60 años, funcionario del futbol peruano y exmiembro del comité de desarrollo de la FIFA.

Jinkis, quien junto con su hijo Mariano era dueño de Full Play Group, una empresa de comercialización de eventos deportivos de Argentina, se sumó a Hawilla en el pago de sobornos, dijo Hawilla. Jinkis y su hijo han sido acusados en Estados Unidos y se cree que están en Argentina.

Durante la reunión de 2014, los hombres festejaron haber ganado 100 millones de dólares con la venta de derechos de transmisión. Pero luego de que Hawilla les dijera que estaba pensando vender Traffic, a padre e hijo les preocupó quién sería su nuevo socio.

“Mi miedo es quedarme con un socio que no pueda hacer sobornos y después tener las manos atadas y tener que pagar yo mismo”, dijo Jinkis hijo. “Tenemos que ser realistas en esto. Siempre habrá sobornos”.