AFTEROFFICE

GPS del dolor

01 febrero 2014 10:8 Última actualización 05 noviembre 2013 5:47

[Galaxia Gutenberg lanza Mapa dibujado por un espía, una cruda novela inédita de GCI / El Financiero]


 
Agencias
Vuelve Guillermo Cabrera Infante. Galaxia Gutenberg lanzará mañana Mapa dibujado por un espía, una novela inédita de uno de los autores más espléndidos de lengua española. A veces lo que se esconde, lo más íntimo, es lo más desgarrador, lo más delirante que quiere guardar, como un secreto obsesivo, un autor conocido por todos, y pocos tan conocidos y tan queridos como el autor de Tres Tristes Tigres.
 
Casi una revisión, más bien una libreta de apuntes, la obra (que rescatan del olvido la mujer de Cabrera Infante, Miriam Gómez, y su editor, Antoni Munné) es un atrevimiento a la profunda entraña de un hombre sentimental. Narra la crónica amarga de la decepción. Es una cartografía emocional de una despedida, como si el dolor tuviera un GPS que lo registrara minuciosamente todo. Paso a paso, con especial esmero, Cabrera informa el exorcismo de la memoria, ese domicilio de los recuerdos que lastiman y que dejan huella al registrarse en el disco duro de una biografía apasionada y apasionante.
 
El libro trata del último viaje a La Habana que Cabrera Infante hizo en 1965, desde Bruselas, donde trabajaba en la Embajada de Cuba en Bélgica.
“Ya en esta época –dice el editor- había mostrado algunas discrepancias con el rumbo de la Revolución Cubana, pero fue en este viaje, que hizo con motivo de la muerte de su madre, cuando vivió y sufrió las represalias del régimen, artimañas que determinarían su rechazo al Gobierno y la decisión de nunca más volver a Cuba”.
 
La historia del camino al exilio definitivo.
 
Como nunca, el autor cubano se muestra detallista con las pesadillas, las intrigas y los raspones del carácter. Para la esposa de Cabrera la decisión de mandarlo a la imprenta fue dolorosa, “pero tenía que salir”. Para los millones de seguidores de la obra de este autor de lo lúdico, Mapa Dibujado por un espía completará una biblioteca variopinta y llena de lenguaje, de juego con el lenguaje. Si en La Habana para un infante difunto, Cabrera suele dar quiebres de humor bien inglés, en la obra escondida y hasta ahora inédita el dolor adquiere la presencia predominante como las caras B de los Long Plays de antaño.
 
Esta novedad editorial promete la revaloración de un escritor peculiar que siempre buscó despegarse, muy a su manera, del llamado boom latinoamericano. Buen crítico de cine, fumador, amante del beisbol, de la música y de los boleros, Guillermo Cabrera Infante es un gran saludo para un año que se despide entre las sombras.
 
Mapa dibujado por un espía es, al mismo tiempo, una aventura por Londres desde los ojos de un latino. Alguna vez Cabrera Infante bromeó con el tema: “Soy el único súbdito cubano de la Reina”. Los hechos narrados en el libro, que no tardará en llegar a México, suceden justamente en su única casa londinense. El texto es, también, un mapamundi de un escritor lleno de nostalgia, entre las calles de un imperio que le cautivó hasta dejarlo cautivo y, por qué no, activo.