AFTEROFFICE
CULTURAS

¡Goodbye, Mr. Letterman!

Si la televisión de Estados Unidos, y en general de todo el mundo, tiene un referente, ése es David Letterman, un hombre que, tras más de seis mil programas, dice adiós a las cámaras este jueves. 
Eduardo Bautista
19 mayo 2015 20:12 Última actualización 20 mayo 2015 16:57
Barack Obama en "The Late Show With David Letterman" el pasado 4 de mayo, en el Teatro Ed Sullivan, en Nueva York. (Reuters)

Barack Obama en "The Late Show With David Letterman" el pasado 4 de mayo, en el Teatro Ed Sullivan, en Nueva York. (Reuters)

David Letterman, el conductor más viejo de Estados Unidos, entendió que el secreto de la televisión no se halla en lo que se dice, sino en cómo se dice, afirma el crítico televisivo Álvaro Cueva. Permanecer 33 años en un medio de someras formas y tiempos veloces –dice– sólo puede deberse a una eterna vocación de narrador; y este hombre de 68 años y cabello canoso fue uno de los mejores cronistas de la cultura
norteamericana.

Su programa nocturno, al que asistieron personalidades como Michael Jordan, Barack Obama, Paul McCartney, Meryl Streep, Madonna y Woody Allen, entre muchos otros, llega a su fin hoy con un elenco sorpresa. “Será un hito en la historia del entretenimiento occidental”, comenta el crítico de Canal 40.

La visión de Letterman –sostiene– siempre tuvo algo de periodística. Nunca fue del tipo de conductores que asumieran el papel protagónico. Como reportero, fue el encargado de hacer las preguntas incómodas con humor e ironía. Cuando en 2012 le cuestionó al ex primer ministro británico, James Cameron, sobre la autoría de la canción Rule Britannia, emblema patriótico de los ingleses. El político no supo qué responder. El bochorno continuó cuando aceptó que muchos ingleses infravaloran a los estadounidenses. A su regreso a Londres, los sectores más conservadores lo despedazaron.

El presidente Barack Obama visitó el programa y habló sobre los disturbios de Baltimore luego de que un policía blanco matara a un afroamericano sin razón aparente. Obama aceptó que aún quedan reminiscencias del esclavismo, pero señaló que la sociedad estadounidense ha avanzado mucho hacia la igualdad. “Yo soy la prueba de ello”, dijo.

“Letterman es un tipo adelantado a su época. Desde los 80 ejerció eso que hoy muchos llaman ‘infoentretenimiento’, un término muy cuestionable en cuestiones éticas, pues mezcla el humor con temas de gran relevancia nacional. No es fácil desarrollar ese tipo de conceptos”, afirma Cueva.

Hace unos días, Letterman aseguró que los reconocimientos no deben dirigirse a él, sino a sus guionistas. “El verdadero premio debe ser para ellos. Yo sólo estaba haciendo su programa. Me siento muy contrariado. Estoy feliz porque ya se acabó todo. ¡Dios mío, grabar más de seis mil programas no es cualquier cosa! Pero también guardo tristeza. No hay ningún medicamento que cure la enfermedad de tener 68 años”, dijo.

Escribe el sociólogo español Manuel Castells en La era de la información (1996), que la televisión es un escenario histórico para audiencias perezosas. David Letterman logró contar una parte de la historia de su país a través de sus personajes públicos cautivos. Siempre de un modo ameno, digerible, apunta Cueva.

“Es un parteaguas en la historia de la televisión. Llevó a la cúspide el formato del late show, que luego reprodujeron en otros países del mundo, como México. Convirtió la inteligencia en un espectáculo y trasladó temas políticos o económicos a la pantalla; una tarea nada fácil en una sociedad tan dividida como la estadounidense”, sostiene Cueva.

Conan O’Brien, uno de los presentadores de televisión más populares de Estados Unidos, afirma en su blog que Letterman fue uno de los pocos conductores que se interesaron por un guión sólido. Cada programa –dice– era un concepto. Hasta la banda que musicalizaba las cuatro horas de emisión era de una calidad inigualable. Su maestro, el compositor canadiense Paul Shaffer, ha estado nominado en un par de ocasiones al Grammy y ha trabajado con artistas de la talla de Cher, B.B. King y Robert Plant.

“Aunque el concepto de late show ya existía desde los años 60 gracias a Johnny Carson (uno de los maestros más importantes de Letterman), lo que hicieron David y sus escritores fue reinventarlo y revolucionarlo en su totalidad”, comenta O’Brien. Cueva coincide: “Él fue quien cimentó las bases del primer espectáculo americano de la televisión del siglo XX. El día en que se haga una lista de las personas que cambiaron la industria, Letterman estará ahí, pues fue quien puso la primera piedra para abrir paso a las nuevas generaciones de presentadores, como Jimmy Fallon o Jimmy Kimmel”.

Es así como David Michael Letterman, hombre criado en el seno de una familia protestante de Indianápolis, ex alumno de artes en la Ball State University, tipo bebedor e hipocondriaco que besó a Julia Roberts al aire, infiel confeso y padre de un pequeño de 11 años, cierra una etapa del showbiz estadounidense, cada vez más dominado por Netflix y YouTube.

“Letterman nos enseñó que la televisión puede trascender y radiografiar un país. A diferencia de muchos presentadores de hoy, no se valió de posturas ideológicas para ganar popularidad. Lo suyo fue un espectáculo americano puro”, sentencia Cueva.

1
Bill Murray despedirá a Mr. Letterman  

Aquí una foto de ambos en el debut del programa "Late Night with David Letterman". 

David Letterman

       

1
Tomándose una selfie con Oprah Winfrey

    

Oprah Winfrey

           

1
Con Tom Hanks 

          

Tom Hanks

        

1
Con Madonna

    

Madonna

     

1
Con Michael Jordan 

   

Michael Jordan

     

1
Con Tom Waits

    

Tom Waits

      

1
Martin Scorsese

      

Martin Scorsese