AFTEROFFICE
CULTURAS

'Goodbye Barcelona', el musical de la libertad

El musical sobre la Guerra Civil española muestra que aquellos años en que vencieron las ultraderechas no están tan lejos. La puesta en escena se encuentra en proceso de preproducción y busca financiamiento para su estreno en México. '
Rosario Reyes
22 noviembre 2016 21:26 Última actualización 23 noviembre 2016 5:0
La trama se centra en las Brigadas Internacionales, explica Karl Lewcowicz, autor del musical. (Especial)

La trama se centra en las Brigadas Internacionales, explica Karl Lewcowicz, autor del musical. (Especial)

Con el triunfo de Donald Trump la amenaza de una vuelta a un pasado de intolerancia y brutalidad es real. “Este es justo el momento en el que hay que volver a pensar en la lucha por la libertad contra la tiranía”, dice en entrevista el dramaturgo inglés Karl Lewcowicz, autor del musical Goodbye Barcelona, ambientado en la Guerra Civil española (1936-1939).

“Si lo vemos detenidamente, hoy existen muchas semejanzas con la realidad del mundo de la década de 1930, cuando hubo depresión y el surgimiento del fascismo y la ultraderecha, como lo que está pasando ahora, que también hay una crisis mundial y la ultraderecha avanza. En Francia está (Marine) Le Pen, en España (Mariano) Rajoy, en Estados Unidos (Donald) Trump”, agrega.

Goodbye Barcelona
está en proceso de preproducción y en busca de financiamiento para su estreno en México, el primer semestre de 2017, tras presentarse en Londres en 2011; en España fue reconocido el año pasado como Mejor Musical 2015 por su temporada en Madrid.

La trama se centra en las Brigadas Internacionales, explica Lewcowicz. “Ese es el contexto. Durante la guerra hay muchas pasiones, es un momento extremo, así que ocurren historias de seres humanos en medio de la turbulencia, como la de una madre que busca a su hijo, y las de estos personajes que están sobreviviendo a su situación. El protagonista es un joven inglés que se une a las Brigadas Internacionales”.

La participación de los brigadistas en una guerra que no era suya, es el mejor ejemplo de la solidaridad humana, agrega el director, Rodrigo Johnson. “Generosamente, gente de todo el mundo acudió a combatir la bestialidad del fascismo. Se perdió la guerra y miren qué pasó: llegó Hitler, invadió todo Europa y murieron más de 60 millones de personas, por no detenerlo a tiempo”.

“Hoy, algo parecido nos está pasando”, destaca el dramaturgo. “Pero cada quien se queda en su isla, en lugar de actuar. Esto hay que detenerlo, si no, ¿qué futuro le vamos a dejar a nuestros hijos?”.
Por ello ve la necesidad de plantear un cuestionamiento acerca de la actitud actual: “¿Nos encerramos en nuestras casas mientras matan a gente en las calles y el crimen toma posesión de todo, o salimos con el valor en enfrentar nuestro momento histórico?”.

PROPUESTA ÉTICA 
Se trata de un musical al estilo de Broadway, pero se aleja de la frivolidad, ya que está sustentado en una investigación histórica seria, advierte su director.

“Explora el punto de vista del protagonista, un joven judío inglés en el Londres de 1930, que tiene esta motivación por ir a pelear una guerra ajena. Es esto lo permitirá al público descubrir el panorama histórico de lo que implicó ese momento para la humanidad”, agrega Lewcowicz
En ese sentido, la escenificación cumple con una función social.

“Creo que en general, el arte que no refleja y cuestiona su momento, es un sinsentido, no es realmente un arte profundo. El verdadero tiene una responsabilidad con la realidad”, asegura el escritor y autor de la música de este montaje.

Lewcowicz compuso la partitura inspirado en la música española, sobre todo el flamenco, así como las canciones que cantaban los brigadistas y el Ejército Republicano, que se mezclan con el sabor del teatro musical . “Pienso mucho en Brecht cuando veo esta obra, que aprovecha la música para hacer un comentario social y humano sobre la realidad”, comenta Johnson.

EN LA ARENA DEL EXILIO 
Para el director, la puesta encuentra un escenario natural en México, principal receptor del Exilio español durante la Guerra Civil.

“Fue importantísimo. Muchos de nosotros fuimos educados por españoles, este fue el único país que, junto con la entonces Unión Soviética, envió armas de apoyo a la República española durante la resistencia al golpe militar y también hubo brigadistas mexicanos”, recuerda.

La pieza se ha presentado en Inglaterra y España, en ambos países con equipos artísticos locales, como ocurrirá en México, donde el elenco de 15 artistas está encabezado por los actores y cantantes Frida Alejandra Desiderio y José Antonio López Tercero.

Para levantar este proyecto, el equipo de producción está en vías de conformar un colectivo, con la participación de instituciones públicas, iniciativa privada y personas que, dice el autor, quieran ser brigadista internacional.

“Buscamos gente que desee tomar el espíritu y sumarse a este ideal”, concluye Lewcowicz.