AFTEROFFICE
deportes

Golden State y Steve Kerr van por la historia

El entrenador de los Warriors de Golden State, Steve Kerr, busca superar lo conseguido hace 20 años como jugador de los Bulls de Chicago, si vencen a los Lakers de Los Ángeles. Impondrían un nuevo récord con el mejor arranque de un equipo de la NBA.
Axel Beissner
23 noviembre 2015 21:23 Última actualización 24 noviembre 2015 5:0
La oportunidad de hoy parece única porque recibe en casa al peor equipo de la Conferencia Oeste, los Lakers. (AP)

La oportunidad de hoy parece única porque recibe en casa al peor equipo de la Conferencia Oeste, los Lakers. (AP)

Los Capitols de Washington de la temporada 1948-49 y los Rockets de Houston de la 1993-94 podrían perder su lugar en la historia del basquetbol estadounidense a partir de hoy, si los Warriors de Golden State vencen a los Lakers de Los Ángeles para imponer un nuevo récord con el mejor arranque de un equipo de la NBA.

“Es como si tuviéramos la confianza y la tranquilidad de que no vamos a perder pronto”, comentó Stephen Curry tras derrotar el domingo a los Nuggets de Denver 118-105 y fijar la marca del equipo en 15-0. “Por la forma en que estamos jugando, creo que podemos mejorar”.

Otro dato contundente es que el conjunto de Oakland ya superó a los Celtics de Boston de 1957-58 como el campeón defensor que mejor ha comenzado la campaña siguiente.

Pero independientemente de lo que ocurra en el enfrentamiento de hoy, la expectativa por cómo evolucione este equipo crece cada vez más, ya que tiene al alcance el 38-3, para media temporada, y el impresionante registro de 72-10 al final, ambos impuestos por los Bulls de Chicago en 1995-96.

Con aquel conjunto, el actual entrenador de Golden State, Steve Kerr, celebró el primero de cinco títulos que consiguió como jugador.
“Mis primeros pensamientos son que, literalmente, son equipos imposibles de comparar, porque las reglas y las eras son completamente diferentes”, dijo el exbasquetbolista en entrevista para ESPN.

Y aunque en 910 partidos como profesional sólo disputó 30 como titular, Kerr supo aprovechar sus condiciones para convertirse en una pieza clave al salir de la banca, especialmente en tiros de tres puntos, al grado de poseer el récord histórico con mejor porcentaje (45.4%) y alcanzar el más alto hasta la fecha en una campaña (52.4%, 1994-95).

El rol que ocupó en ese entonces es la base del balance que ha logrado establecer en la plantilla de los Warriors y que puede ser fundamental para igualar aquello que Chicago hizo hace dos décadas antes sobre la cancha. Mientras que en los 90, Michael Jordan lideraba a su equipo con un promedio de 30.4 puntos, y era apoyado por Scottie Pippen (19.4), Toni Kukoc (13.1) y Luc Longley (9.1), hoy es Stephen Curry quien carga con la principal responsabilidad (32.7 puntos), respaldado por Klay Thompson (16.6), Harrison Barnes (14.2) y Draymond Green (12.3).

Tal y como le ocurrió al comenzar a destacar como basquetbolista, la carrera de Kerr como entrenador inició tarde, pero como uno de los mejores de todos los tiempos, ya que en su temporada debut el año pasado consiguió el mayor número de victorias (67) y, lo más importante, el título que, aunque lejos, parece ir por el camino correcto a levantarlo nuevamente.

La oportunidad de hoy parece única porque, además del buen desempeño de Golden State, recibe en casa al peor equipo de la Conferencia Oeste, los Lakers (2-11), en el primero de cuatro enfrentamientos que tendrán estas franquicias en 2015-16.