AFTEROFFICE
deportes

Globalizarse para levantar la Champions

Con una gran inyección de capital y el fichaje de los mejores jugadores y técnicos del mundo han convertido a la nueva Champions League en un torneo selecto en el que los equipos globalizados acaparan los títulos. 
María del Refugio Melchor S.
24 noviembre 2014 22:59 Última actualización 25 noviembre 2014 5:0
El Real Madrid se ha gastado un aproximado de mil 300 millones de euros en el fichaje de 60 foráneos desde 1992. (Reuters)

El Real Madrid se ha gastado un aproximado de mil 300 millones de euros en el fichaje de 60 foráneos desde 1992. (Reuters)

Una gran inyección de capital y el fichaje de los mejores jugadores y técnicos del mundo han convertido a la nueva Champions League en un torneo selecto en el que los equipos globalizados acaparan los títulos.

De los 22 torneos disputados con el nuevo formato de ocho grupos y eliminación directa entre los 16 clasificados, instaurado en la temporada 1992-93, la mitad de esos trofeos han sido acaparados por clubes de las ligas de España e Inglaterra, justamente las que contratan a los mejores extranjeros.

Real Madrid con cuatro campeonatos, Barcelona (3), Manchester United (2), Arsenal y Chelsea con un título cada uno, son los clubes a los que no les importa pagar un alto precio para convertirse en los monarcas del futbol europeo.

Con dos filosofías opuestas, Real Madrid y Barcelona se han convertido en los más ganadores. El equipo madrileño se ha gastado un aproximado de mil 300 millones de euros en el fichaje de 60 foráneos desde 1992, los cuales han sido importantes en sus coronaciones.

Para los merengues, en la obtención de su última Orejona en 2012-13, el portugués Cristiano Ronaldo y el galés Gareth Bale marcaron goles decisivos. Asimismo, con la mitad de inversión (650 mde), Barcelona apeló a la fuerza de su cantera, pero también contrató 58 extranjeros que aportaron a sus triunfos en la Copa de Campeones.

El brasileño Ronaldinho, el holandés Giovanni van Bronckhorst, el camerunés Samuel Eto’o, el francés Thierry Henry, el marfileño Yaya Touré, el brasileño Dani Alves, el argentino Javier Mascherano, el mexicano Rafael Márquez y el propio Lionel Messi son algunos de los extranjeros que llevaron a la cumbre europea al club blaugrana.

El caso más ilustrativo de un equipo que apeló a la globalización para coronarse fue el Chelsea, que tan sólo alineó a dos ingleses (Ashley Cole y Frank Lampard) cuando ganó la final en penales (4-3) al Bayern Munich en la temporada 2011-12.

Si no pueden competir contra los millonarios, el consuelo que les queda al resto de los competidores es que podrán presumir que de sus filas salieron grandes estrellas que ganaron la Champions como el Ajax, uno de los principales formadores de figuras.