AFTEROFFICE
deportes

Giovani y Jonathan dos Santos vuelven al 'Tri' viviendo distintas suertes

La convocatoria de Giovani y Jonathan dos Santos a la selección mexicana ejemplifica el contraste que han vivido en sus carreras: uno tendrá una nueva revancha a pesar de su irregularidad y el otro queda fuera en su mejor momento.
Alain Arenas
06 octubre 2016 22:2 Última actualización 07 octubre 2016 5:0
Jonathan y Giovani dos Santos vistieron por última vez la casaca tricolor en 2015. (Alejandro Gómez)

Jonathan y Giovani dos Santos vistieron por última vez la casaca tricolor en 2015. (Alejandro Gómez)

En su regreso a la Selección Mexicana, Giovani y Jonathan Dos Santos coincidieron en dos cosas: disputaron su último partido con ésta en 2015 (el primero, el 16 de julio en la fase de grupos de la Copa Oro ante Trinidad y Tobago; el segundo, el 13 de octubre en un amistoso ante Panamá) y sólo jugaron el primer tiempo de aquellos enfrentamientos.

Sin embargo, existe una gran diferencia en la realidad que han vivido con el representativo nacional, la cual se hace nuevamente presente en la actual convocatoria para los duelos de mañana ante Nueva Zelanda y el martes contra Panamá: Jonathan, uno de los jugadores más destacados con el Villarreal, fue descartado ayer por una molestia en el músculo abductor del muslo izquierdo, mientras que Giovani, a pesar de su irregularidad con el Galaxy de Los Ángeles, tiene una nueva oportunidad de revancha.

“Ha habido veces en esta temporada en las que Giovani pareció que no entrenaba ni jugaba a su máximo nivel. Pero en las últimas seis semanas, Bruce Arena, entrenador del equipo, ha mencionado que ha madurado y ha dejado las distracciones atrás. Lo que es verdad es que ha habido preocupaciones de que no está enfocado al 100 por ciento en el futbol”, asegura Kevin Baxter, reportero de Los Angeles Times, quien cubre al Galaxy.

Pese a las sospechas sobre su comportamiento fuera del terreno de juego, el mayor de los Dos Santos ha tenido buenos momentos en el cuadro de la MLS. En la campaña pasada aportó tres goles y cinco asistencias en 10 partidos, mientras que en lo que va de 2016 ha marcado en 14 ocasiones y ha dado cinco asistencias en 33 encuentros. Pero entre los meses de junio y la mitad de julio pasados sufrió una mala racha en la que no anotó en ocho juegos consecutivos y, posteriormente, fue enviado a la banca en el juego siguiente.

“Cuando estuvo en el Villarreal (2013-2015) había encontrado un ambiente idóneo para encontrar la estabilidad. Llegó a un club que no tiene tanta presión, no existe crítica de la afición, que posee instalaciones deportivas de lujo, juega bien al futbol y que siempre está en los puestos de arriba de la tabla en España. Vivía en la localidad de Benicasim, junto al mar, y tenía a su lado a su hermano, Jonathan. Lo tenía todo”, dice Javier Pérez, reportero de El País, quien cubre al Villarreal y coincidió con la estancia de Giovani en el equipo. “Le faltó regularidad, sacrificio y ambición. Hay que recordar que tiene unas cualidades técnicas y una velocidad difícil de encontrar en un jugador. El mismísimo Lionel Messi, en sus comienzos en el Barcelona, se sentía amenazado por Gio, a quien equiparaban con el argentino”.

Jonathan, quien sí se mantuvo con el cuadro español, ha tenido un destino diferente al de su hermano. En la campaña anterior fue blanco de lesiones e incluso al comienzo de esta temporada sufrió problemas musculares. Posteriormente tomó un rol protagónico en el equipo dirigido por Fran Escribá, al jugar 418 minutos de 630 posibles, incluidos los partidos contra el Real Madrid (1-1) de la Liga Española, y ante el Zúrich (victoria por 2-1) y el Steaua de Bucarest (1-1) por la Europa League, en el que anotó un gol y dio una asistencia.

“Al igual que Gio, también tiene fragilidad física con pequeñas lesiones musculares, como la que sufrió en pretemporada, que merman en su rendimiento. Fue un jugador importante cuando estaba Marcelino García Toral como entrenador y lo es ahora con Escribá, quien está enamorado de su juego. Es importante para el equipo si se mantiene sano, porque puede actuar en la banda, en el eje del centro del campo junto al centro delantero Bruno Soriano, o de mediapunta como lo hizo en la última jornada ante el Espanyol. Dota de equilibrio y posesión al Villarreal”, agrega Pérez.

UNA OPORTUNIDAD MILLONARIA
El fichaje de Giovani con el cuadro angelino significó el séptimo cambio de equipo en su carrera. El delantero mexicano de 27 años es el jugador más caro del Galaxy (8.9 millones de dólares), de acuerdo a cifras del portal Transfermarkt.

“El dinero que recibirá Giovani es algo fundamental para su permanencia en el equipo. Cobrará cerca de 27 millones de dólares por las cuatro y media temporadas que cubren su contrato. Pero es un hecho que también llegó a Estados Unidos para tener actividad. Esta temporada va a jugar la mayoría de los partidos y seguramente será la cifra más alta de encuentros que ha jugado en un año futbolístico en su carrera. Por las razones que sean, incluida que no estaba recibiendo la regularidad de jugar en Europa, la MLS le dio la oportunidad de empezar de nuevo”, señala Baxter.