AFTEROFFICE
DEPORTES

Gigantes ganan el primer juego de la Serie Mundial

La Serie Mundial comenzó este martes con el triunfo de Gigantes de San Francisco, que vencieron 7-1 a unos Reales que venían invictos. Sin embargo, el entrenador de Kansas City, Ned Yost, piensa positivo y confía en el poder de su equipo. 
AP
22 octubre 2014 0:51 Última actualización 22 octubre 2014 0:58
Los Gigantes de San Francisco fueron muy superiores a los Reales de Kansas City durante el primer juego de la Serie Mundial. (AP)

Los Gigantes de San Francisco fueron muy superiores a los Reales de Kansas City durante el primer juego de la Serie Mundial. (AP)

Hunter Pence, Pablo Sandoval y Madison Bumgarner fulminaron sin piedad el invicto que lograron los Reales de Kansas City en la postemporada.

Con un jonrón de dos carreras de Pence y un doblete productor de otra de Sandoval, los Gigantes de San Francisco emboscaron temprano a Kansas City para enfilarse a una victoria 7-1 en el primer juego de la Serie Mundial.

Bumgarner, por su parte, confirmó su linaje de lanzador dominante en octubre. Un jonrón solitario de Salvador Pérez, en el séptimo inning, fue el único daño que los Reales pudieron hacer.

El zurdo de los Gigantes había logrado estirar a 21 innings su racha sin permitir anotaciones en salidas de la Serie Mundial, incluyendo triunfos en 2010 y 2012.

Para James Shields, el abridor de los Reales que pomposamente tiene el apodo de "Big Game", fue otra decepcionante actuación. El derecho no pudo pasar del cuarto inning, al permitir siete hits y cinco carreras, dejando en 7.11 su efectividad en 19 innings esta postemporada.

En busca de su tercer título en cinco años, el triunfo en la apertura del Clásico de Otoño —fuera de casa— dejó a los Gigantes de San Francisco en una coyuntura envidiable: el ganador del primer juego se proclamó campeón en 15 de las últimas 17 ediciones.

"El que golpea primero, golpea dos veces", afirmó Sandoval. "Somos un equipo que no le gusta perder".

El jonrón de Pence por el jardín central silenció la euforia de la multitud en el estadio Kauffman, presente para el primer juego de Serie Mundial en la ciudad desde 1985.

Los Reales venían propulsados con el crédito de ser el primer equipo en comenzar una postemporada con ocho triunfos seguidos, además de que habían barrido a los Gigantes durante una serie de tres juegos a inicios de agosto en Kansas City.

"No teníamos ninguna expectativa de que íbamos a barrer a los Gigantes", indicó Ned Yost, el piloto de los Reales. "Sabíamos que esta serie será larga, sabemos que son equipo curtido".

Arropados con un inusual clima cálido en otoño, los anfitriones quedaron fríos ante Bumgarner, quien toleró tres hits y una carrera en siete episodios. El jonrón del venezolano Pérez, que viajó por el bosque derecho, puso fin a la seguidilla de 33 innings y un tercio en los que Bumgarner no recibía una carrera lanzando fuera de casa en la postemporada.

Mientras Bumgarner empleó 76 pitcheos para sacar nueve outs, Bumgarner tiró 106 con cinco ponches y un boleto concedido.

El miércoles miércoles, en el segundo juego de la Serie Mundial, los Reales buscarán nivelar la serie con el novato dominicano Yordano Ventura como abridor frente al veterano Jake Peavy.