AFTEROFFICE
deportes

Gigantes de San Francisco, una novena en descontrol

Los Gigantes de San Francisco cuentan con una sólida rotación de pitchers, pero el equipo sufre en la ofensiva y está en riesgo de quedarse fuera de playoffs en las Grandes Ligas.
Alain Arenas
27 septiembre 2016 22:48 Última actualización 28 septiembre 2016 5:0
El ataque de los Gigantes ha tenido problemas todo el año. (Alejandro Gómez)

El ataque de los Gigantes ha tenido problemas todo el año. (Alejandro Gómez)

Pese a que San Francisco (82-74) cuenta con tres lanzadores con más de 10 victorias en la temporada, incluido Jhonny Cueto, quien tiene marca de 17-5 y es candidato a ganar el Cy Young de la Liga Nacional, la novena se encuentra en peligro de perder su boleto a la postemporada, debido a que su ofensiva no ha respondido a las expectativas al marchar como la número 19 de las Grandes Ligas.

El ataque de los Gigantes ha tenido problemas todo el año. Es la tercera peor en cuadrangulares (125), la decimonovena en carreras producidas (690) y la décimo cuarta en hits conectados (1,367), mientras que su pitcheo es todo lo contrario, al ser la quinta escuadra con menos jonrones en contra (158) y también la quinta mejor en promedio de carreras admitidos por juego (3.72).

“Es frustrante lo que ha pasado en la segunda parte de la temporada. Se ha vuelto complicado manejar a un equipo que vivía tan buen momento y que de pronto estamos en un bache. Tenemos que dejar de pensar en el pasado y seguir empujando para conseguir el boleto a la postemporada”, explicó Bruce Bochy, mánager del equipo, el lunes pasado al diario Mercury News.

Antes del Juego de Estrellas, la escuadra californiana marchaba con marca de 58-34 y estaba en el primer lugar de la División Oeste de la Nacional. A partir de ese momento, la novena se derrumbó y sólo ha ganado 24 de los últimos 64 compromisos, aunque a mantiene con el último boleto para acceder a la ronda de comodines.

“No sólo estamos preocupados por nuestra ofensiva, también lo estamos en nuestra rotación de relevistas. Hemos tenido muchos partidos (24) en la segunda parte de la temporada que hemos perdido por dos o menos carreras, eso es una gran diferencia. Nosotros lo vemos como un conjunto, si un pelotero no hace su trabajo, es posible que el otro falle porque tiene una labor más complicada por hacer. Tenemos que definir los partidos temprano para evitar derrotas”, agregó Bochy.

La franquicia únicamente cuenta con un cerrador que tiene más de 20 salvamentos en el año, Santiago Castilla (31), mientras que Sergio Romo, Derek Law, Hunter Strickland y Cory Gearrin, el resto de su rotación de relevistas, acumulan 10. San Francisco se encuentra en el décimo tercer lugar de la MLB en este departamento.

Pero los problemas de los Gigantes no sólo se han limitado al terreno deportivo. El pasado 7 de agosto Bochy ingresó al hospital de la Universidad de Miami por una arritmia. Dos días después salió del nosocomio y explicó que se sentía bien después de la serie de estudios que le realizaron. El mánager insistió en que fue una hospitalización preventiva.

“No voy a hablar acerca de mi salud. Es una cosa personal. Todos tenemos que encontrar maneras diferentes para desechar el estrés y seguir adelante. He estado aquí desde 1993 y nunca he visto que sea un impedimento para desarrollar el trabajo. El equipo sabe que estoy bien y que tenemos que ganarlos últimos cinco juegos”, dijo el dirigente, quien ganó las Series Mundiales de 2010, 2012 y 2014.

CALENDARIO COMPLICADO
San Francisco se encuentra en la pelea con los Cardenales de San Luis (81-75) y con los Mets de Nueva York (83-74) por el pase a los juegos de comodínes. La novena californiana recibirá a los Rockies de Colorado (73-83) y a los Dodgers de Los Ángeles (90-66), escuadra que ya calificó a la postemporada y que le ganó las últimas dos series disputadas.

Mientras que los Mets -que jugarán contra Miami (78-78) y Filadelfia (70-86)- y los Cardenales -que se enfrentarán a Cincinnati (66-90) y Pittsburgh (77-79)- tendrán encuentros contra equipos que ya están eliminados de cualquier posibilidad de playoffs.