AFTEROFFICE
deportes

Gerardo Benavides, loco por el beisbol

El empresario originario de Coahuila batalló para convertirse en propietario de una franquicia de la LMB, pero en 2014 compró al Puebla, campeón de la temporada pasada.
Alain Arenas
30 marzo 2017 22:12 Última actualización 31 marzo 2017 5:0
benavides

benavides

La afición de Gerardo Benavides Pape por el Acereros de Monclova surgió gracias a su familia cuando era un niño. A mediados de la década de 1970 su abuelo materno, Harold Pape, impulsó la creación de la franquicia, según cuenta Roberto Mansur, presidente ejecutivo del Diablos Rojos del México.

“Está loco por el béisbol. Se convirtió en un empresario muy serio cuando tomó el control de Grupo Industrial Monclova (GIMSA), pero su pasión siempre fue la pelota y el año pasado hizo su sueño realidad”, refiere Mansur sobre la adquisición del 90 por ciento del Acereros que Benavides concretó en diciembre pasado.

Originario de Coahuila, hizo sus primeras inversiones en el béisbol en 2011, cuando compró al Rieleros de Frontera, equipo local de la Liga Norte, circuito filial de la Liga Mexicana (LMB). Tiempo después adquirió al Algodoneros de San Luis Río Colorado (Sonora), organización del mismo certamen, y en febrero de 2014 buscó hacerse del Saraperos de Saltillo, de la LMB.

“No fue aceptada la transacción porque pocos meses antes se había vendido la franquicia a su actual propietario. No lo vio bien el consejo directivo de la Liga y la propuesta fue rechazada, pero no se dio por vencido. Con la experiencia que tenía en la Liga Norte, era una cuestión de tiempo que llegara a la LMB”, comparte Alejandro Uribe, dueño del Toros de Tijuana.

Ese mismo año abrió la academia Monclova y Frontera en Coahuila, que acoge a niños y jóvenes promesas del béisbol mexicano. En el transcurso de aquella temporada de la LMB, le dieron la oportunidad de comprar al Pericos de Puebla. Aceptó la oferta y en su debut lo llevó a disputar la Serie del Rey, la cual perdió por barrida con el México.

“Benavides es un empresario que le hizo bien al circuito. Su capital proviene enteramente del sector privado, lo cual es positivo, porque otros propietarios se apoyan principalmente en dinero público y eso ha sido problemático para la LMB”, sostiene Alfredo Harp Helú, dueño del Diablos Rojos.

En marzo de este año arrancó un nuevo proyecto con la apertura de la academia Gerardo Benavides Luna -que lleva el nombre de su padre-, la cual desarrollará a peloteros desde los 3 años en territorio nacional.

“No es entendible que tenga estas academias si en sus dos equipos de la LMB está plagado de extranjeros y mexicoamericanos. Tiene alrededor de 14 y 17 jugadores que no se formaron en el país”, menciona Mansur.

Benavides fue uno de los siete propietarios de la LMB que demandaron que la presente temporada se dispute sin límite de jugadores mexicoamericanos. De los 12 peloteros que se coronaron el año pasado con el Pericos y que fueron fichados por el Acereros para 2017, cinco tienen ese origen.

“Ese tipo de movimientos sólo pueden explicarlos Grupo Monclova, pero lo que sí puedo decir es que esos fichajes no los haríamos con el México y Oaxaca. Si nosotros tenemos dos o tres jugadores con mucho talento en la posición, les damos uno al Guerreros y los restantes no nos los quedamos o los mandamos a préstamo a otra organización. La afición puede llegar a reclamar en caso de hacer esas transacciones y eso no es positivo para ningún equipo”, menciona Roberto Castellón, director deportivo del Diablos Rojos.

El lunes pasado se aprobó por unanimidad que Benavides se convirtiera en el titular del consejo directivo del circuito. El empresario aún no toma una decisión sobre si tomar o no el cargo; podría hacerlo en los próximos días.

“Es accionista, tiene un liderazgo fantástico, conciliatorio y es una persona honorable para el cargo, prueba de ello es que ninguno de los otros propietarios votaron en contra. Domina a la perfección el inglés, que lo necesitará para las reuniones con directivos de Ligas Menores en Estados Unidos. Tiene un perfil muy completo, esos fueron los motivos de su elección”, señala Gabriel Medina, coordinador de medios de la LMB.

Benavides, de acuerdo a Mansur, no estará presente hoy en el juego inaugural del Acereros contra el México, porque estará en el partido -que se disputará simultáneamente- del Pericos contra el Bravos. “Pero no hay duda que sábado o domingo viajará a la Ciudad de México para ver a Monclova en el segundo o tercer juego de la serie. No se perdería por nada su primera serie inaugural como dueño del equipo que apoyó desde que era niño”.