AFTEROFFICE
buena vida

Gelatería en la Juárez, el lugar ideal para los niños

Los enamorados de los helados tienen ahora una nueva aventura para disfrutar de esta maravilla en su forma italiana; la colonia Juárez es el escenario ideal para caminar con tus pequeños probando nuevos sabores.
Rosario Reyes
10 mayo 2017 22:44 Última actualización 11 mayo 2017 5:0
Convertida en maestra gelattera, Kirén Miret vendió su coche y su moto para abrir Casa Morgana. (Alejandro Meléndez)

Convertida en maestra gelattera, Kirén Miret vendió su coche y su moto para abrir Casa Morgana. (Alejandro Meléndez)

Entre su trabajo como productora (estuvo al frente del noticiero de Carmen Aristegui) y conductora (actualmente comparte mesa en el programa Urna tras otra de El Financiero Bloomberg, los martes y jueves a las 21:30 horas), Kirén Miret le da forma a sus ideas de negocio.

Y mientras palomea los sueños cumplidos, aparecen proyectos que brindan a otras personas sorpresas deliciosas como las recetas que prepara en su recién inaugurada Gelatería de la revitalizada colonia Juárez.

Casa Morgana abrió el pasado 29 de abril; es un pequeño local instalado junto al Teatro Milán. Entre sus bondades -además de los sabores de helado y sorbeto de creación original- los sábados abre hasta las 23:00 horas.

1
  

  

Casa Morgana

La idea de este negocio, surgió en un viaje, durante una transmisión especial de Aristegui en Huesca, España. Kirén se encargaba, además de los asuntos técnicos, de proveer de comida al equipo. “Soy muy tragona y sueño con comida con mucha frecuencia”, comparte.

CASA MORGANA
Milán 36, Juárez / Martes a domingo 12:00 a 21:00; sábados 11:00 a 23:00; domingo 11:00 a 20:00 horas / Precios: $42 individual y $200 por litro

Una noche en Huesca, después de cenar falafel (albóndigas de garbanzo), se fue a dormir sintiéndose un poco indigesta. En la madrugada, la despertó una llamada de México, de alguien que no sabía que estaba a más de nueve mil kilómetros de distancia y con una diferencia horaria de siete horas. Esa llamada, interrumpió un sueño revelador.

Estaba soñando con un cono de helado de sabor canela. A su regreso a México, ya en la búsqueda de llevar a cabo su empresa, se le ocurrió que podía hacer un helado de maple y crear sabores con frutas de la estación, que le dieran un distintivo mexicano a su naciente negocio.

La técnica la aprendió primero en Los Ángeles, pero no la dejó satisfecha, por el uso de materias primas procesadas. Así que viajó al lugar más fabuloso para probar helados: Italia.

“Empecé a hacerlos en casa en una máquina pequeña que sólo hacía un litro. Preparaba un sabor y después otro. Cuando me encargaban diez litros, iba de uno en uno, toda la noche”, recuerda detrás del mostrador donde ofrece cuatro sabores de crema y cuatro de fruta que cambian diariamente e, incluso, varias veces el mismo día.

Convertida en maestra gelattera, vendió su coche y su moto para abrir Casa Morgana, tres años y medio después de aquel sueño en Huesca.

Autora de libros para niños como Arañas, pesadillas y lagañas… y otras misiones para niñonautas, Calambres, balones, escupitajos… y otros secretos futboleros, o La asquerosa enciclopedia, Kirén Miret quería abrir un local para niños, del cual ya tenía el nombre: Gelattería Niñonautas. Pero encontró primero el de Casa Morgana.

“Una gelatteria para niños requiere una ubicación especial, pero no he desechado la idea. Sigo buscando el sitio ideal”, concluye Kirén, quien se dedica además a hacer jardines. Entretanto, los niños encontrarán en este recinto de la Juárez sabores que sean de su gusto.

Todo por un sueño.

SABORES
Su menú ofrece helado de ate de guayaba con queso, chocolate oaxaqueño, limón con romero, fresa con guayaba, leche con galletas de chocolate, plátano con dulce de leche, sandía con yerbabuena, mango con albahaca, canela, vainilla blanca y otros realmente deliciosos.