AFTEROFFICE
CULTURAS

García Márquez nunca se olvidó de sus raíces

Para Juan Cruz, escritor y periodista cultural del diario español “El País”, el escritor colombiano siempre plasmó en sus obras a 
Aracataca, la tierra en que nació y a la cual convirtió en su propio mundo literario. 
Domingo Aguilar
17 abril 2014 16:29 Última actualización 17 abril 2014 16:30
Escritores

'Gabo' murió este jueves en la Ciudad de México a los 87 años. (Reuters)

“Su manera de escribir es una manera de ser, que tiene que ver con el origen, con Aracataca. Si uno va a Aracataca y mira, seguro que flota García Márquez”, dijo Juan Cruz, escritor y periodista cultural de “El País” de España, sobre el autor colombiano que murió este jueves en la Ciudad de México a los 87 años. 

El Premio Nobel de Literatura 1982 “es una personalidad trascendental de la cultura hispanoamericana y todo el mundo está siempre preocupado por lo que le pudiera pasar a García Márquez”, explicó el obrero de la palabra, Juan Cruz.

“El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”, escribió García Márquez en la primera página de "Cien años de soledad" y es justo lo que se tiene que hacer para definir el estilo del recién fallecido Nobel.

A su forma de tratar las letras “se le puso realismo mágico porque había que bautizarlo de alguna manera, como él dice en 'Cien años de soledad' que se hacía: se le tiene que poner nombre a las cosas, pero en realidad la obra de García Márquez forma parte de un estilo que se llama ‘Gabo’. No hay otro como él en la literatura: García Márquez es el símbolo de una sustancia que cristaliza a una persona que se convierte en un estilo”, aseguró el periodista especializado en cultura de El País.

El creador de las obras "El Coronel no tiene quién le escriba", "Crónica de una muerte anunciada", "La hojarasca", entre otras, construyó su importancia en la cultura de habla hispana a partir de la palabra escrita, la cual se encargó y encargará de divulgar un poco de quién fue en todo el mundo.

Para Juan Cruz la importancia de la obra del sudamericano radica en “el hecho que todo lo que ha escrito tiene que ver con la tierra de la que proviene, casi todo tiene que ver con Aracataca, igual que Juan Rulfo, y trascendió ese territorio hasta convertirlo en su mundo, como una extensión suya, en un universo de sí mismo. Eso es algo extraordinario, eso es de una trascendencia poética fuera de lo común en la literatura y el arte; es el Picasso de la lengua española”.

La escritura de “Gabo”, auténtica y envolvente, ha atrapado a muchos quienes han intentado aproximarse a esa forma de manipular la pluma. “Es un prodigio que por eso ha tenido tantos imitadores fracasados. No hay escritor más imitado y no hay más fracaso que la imitación”, aseveró el periodista español, quien ganó el Premio Nacional de Periodismo Cultural de España en 2012.

Colombia entera se identifica con el de Aracataca, quien en cada renglón expone sus raíces y se deja ver a él mismo. “Él, tal como escribió 'Cien años de soledad', que es el centro de gravedad de su obra, la hubiera escrito aunque hubiera nacido en Japón y se llamara Kawabata”, finalizó Juan Cruz durante una entrevista para EL FINANCIERO, días antes del fallecimiento del reconocido autor sudamericano.