AFTEROFFICE

Galería Ethra muestra exhibición sobre la idea del rostro

12 febrero 2014 4:55 Última actualización 25 abril 2013 19:53

Notimex
 
La idea del rostro como imagen conductual de los afectos, es el hilo conductor de la exposición "Vínculos expuestos", que a partir de mañana se presenta en la Galería Ethra, en esta ciudad.

Se trata de una exhibición colectiva en la que se presenta el trabajo de cuatro artistas: Roberto Cortázar, Alejandro Santiago, Adrián Procel y Begoña Egurbide, quienes desde su muy particular visión hacen del rostro en primer plano, capaz de abstraer al espectador creando emociones que le permitan crear un vínculo o diálogo personal.

Para Ana Cristina Ortego, curadora de la muestra, las 13 obras que se presentan, ya sea como rostros u objetos tratados como rostro en primer plano, oscilan entre la admiración y el deseo capaces de comunicar afectos.

Las obras dialogan entre sí y con el espectador, creando una reflexión, un algo común a varios objetos de naturaleza diferente; además de que cada una de las obras juega con rasgos disueltos de rostreidad, incluso el ocultamiento del rostro, evidenciando siempre su presencia en la obra.

La exhibición, que estará abierta al público hasta el 29 de junio, genera entre los espectadores, la posibilidad del ser a través de las obras; así como la de crear un diálogo de identidad con cada una de ellas, mediante un discurso curatorial contemporáneo.

Un segmento del guión curatorial de la muestra, parte del rostro como conductor de afectos, cómo es que al descubrir un rostro, tratas de ponerle de inmediato una emoción, aunque no sea un rostro particularmente humano o un objeto en primer plano que es que da la pauta para descubrir una emoción.

"En este caso partimos de rostros y ciertas expresiones, en la forma como cada artista los presenta hasta crear una emoción diferente por su técnica, la forma en que presenta cada quien sus rostros", dijo Ortego.

Entre las obras se encuentra "Sneak Peak", de Roberto Cortázar, quien luego de hacer un estudio del rostro humano, lo deforma; enseguida emplea una serie de páneles donde dicho rostro cambia de manera constante a través del movimiento.

Por su parte, el trabajo de Alejandro Santiago se compone por 12 páneles, a partir de los cuales desarrolla la idea del cuerpo fragmentado repetidamente; así en cada panel se develan partes desarticuladas del cuerpo.

En cada uno de ellos resalta rostros cuyas miradas confrontan al espectador, dialogando como entidades independientes a los fragmentos que las rodean.

"Vuelta a casa II", de Adrián Procel, es sin duda otra de las obras que atrapan de manera inmediata la mirada del espectador, pues con depurada técnica en acrílico, el artista presenta un trabajo casi "fotográfico", con un buen manejo de contrastes.

De manera paralela, la exhibición presenta una serie de grabados de Alejandro Santiago y Roberto Cortázar, con la temática de los rostros.