AFTEROFFICE
deportes

Gabi y Lewandowski, los espíritus en Champions

El Bayern Munich se ilusiona con Robert Lewandowski y el Atlético de Madrid necesita del soporte de Gabi para avanzar a la semifinal de la Liga de Campeones de Europa.
Alain Arenas
17 abril 2017 22:48 Última actualización 18 abril 2017 5:0
(Especial)

(Especial)

Carlo Ancelotti dibujó algo más que una mueca de alegría cuando le confirmaron que hoy, ante el Real Madrid, en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League, dispondrá del polaco Robert Lewandowski, el astro que puede dar tino a la delantera del Bayern Munich en una serie en la que marcha abajo 1-2, después de la desastrosa recepción al cuadro merengue la semana pasada. ¿Es, en efecto, una buena noticia para el cuadro bávaro?

Lewandowski ha anotado cuatro veces contra los blancos. Sí. Pero todas ellas en su pasado reciente, cuando militaba en el Borussia Dortmund. No ha jugado esta instancia con los rojos. Aun así, el estratega italiano sabe que no tiene más naipes sobre la mesa. El nueve ha anotado más de la tercera parte del total de goles del cuadro alemán en todas las competencias: 38 de 106. Quizá Ancelotti apela a la fortuna: 21 de ellos han caído en el primer tiempo. Al Bayern le urge darse de alta en el marcador esta tarde en el Santiago Bernabéu lo antes posible. Un buen recuerdo: tres de esos diplomas cayeron en partidos de Champions (Rostov, PSV y Arsenal; a este último en la ida de los octavos de final).

El italiano Ancelotti, viejo lobo de la cancha, dijo en la conferencia de prensa de ayer que nada está perdido. “Estamos vivos y tenemos a Lewandowski”, exclamó eufórico. Se dio, incluso, tiempo para las bromas ante la prensa madrileña. Robert, en quien están depositadas muchas de las esperanzas del Munich, anota cada 89 minutos en la actual campaña. Vaya paquete tiene en su debut ante los merengues con la playera bávara. Pero tiene la onza bajo el brazo: siempre que anota, el cuadro gana. Más aún: en las únicas dos derrotas del 11, Lewandowski no pudo conseguir el arco rival.

Fiel a su espejo diario, el míster sabe que el recuperado delantero afecta más al estado de ánimo del plantel que al esquema. El polaco de 28 años (Varsovia, 1988) presume ahora su mejor promedio de anotaciones por partido desde que llegó al Bayern en la campaña 2014-15. Los visitantes saltan a la catedral blanca con una baraja y un horóscopo: un 1-2 obligará al tiempo extra; cualquier victoria por un gol superior a ese escenario le dará el pase a los alemanes. El esquema de Zinedine Zidane, dispuesto a entregar pelota y campo, parece predecible: el contrataque, tal y como sucedió en la ida. El empate de hoy, incluso una derrota de 0-1 le mantendría la ventaja al Madrid, que hace tres años aplastó al Munich (0-5 en la serie), cuando éste era dirigido por Josep Guardiola.

EL ESPEJO DE SIMEONE
Gabi
ha vivido la etapa más brillante del Atlético de Madrid en la Liga de Campeones. En las últimas cuatro temporadas que calificó el equipo, en todas fue el capitán. En las finales que perdió el cuadro colchonero ante el Real Madrid en las campañas 2013-14 y 2015-16 disputó los 120 minutos que duró cada juego.

“Es la prolongación de Simeone en el campo, por el sacrificio y liderazgo que tuvo el argentino en su etapa como futbolista activo. Tiene las mismas cualidades. Pese a que tiene 33 años, su estado físico es bueno y no da sospechas de que tenga un bajón de nivel en ese aspecto “, asegura Sergio Picos, periodista del diario AS, quien cubre el día a día del equipo.

De los últimos 45 partidos que disputó el Atlético de Madrid en el certamen europeo, Gabi –quien hoy se enfrentará con el cuadro rojiblanco al Leicester en el juego de vuelta de cuartos de final de la Champions- sólo se perdió cinco. Tres por suspensión y dos por lesión. Gonzalo Cabeza, reportero que cubre al conjunto para el diario madrileño El Confidencial, resalta que se volvió indiscutible en el 11 titular de Diego Simeone por su aporte futbolístico.

“En el terreno de juego se ubica muy bien en el centro. Su técnica le ayuda a desarmar a los rivales y distribuir el balón al resto de sus compañeros que tienen mejores condiciones en ataque. Es imposible no nombrarlo cuando se recuerda el éxito reciente del Atlético”, sostiene.

Tiago y Augusto Fernández son los otros dos futbolistas que juegan la contención, la posición en la que el capitán del Atlético se desempeña. Pero entre ambos sólo registran 105 minutos de juego en la competencia continental europea.

“Augusto Fernández tuvo una ruptura de ligamento en una de sus rodillas en agosto pasado, la cual lo apartó siete meses de las canchas y no tiene ritmo de juego. Tiago no ha encontrado un nivel futbolístico alto en lo que va de la campaña y eso se ha reflejado en su inactividad. Ambas situaciones provocaron que todo el peso de la contención se lo lleve Gabi”, sentencia Cabeza.