AFTEROFFICE
DEPORTES

Futuro incierto 

En caso de que se declare la independencia de Cataluña,
clubes y deportistas de la región quedarán a expensas de que el gobierno español les otorgue un permiso para jugar en sus ligas.
Alain Arenas
08 octubre 2017 23:17 Última actualización 09 octubre 2017 5:0
Cataluña

Cataluña

El artículo 88 de la Ley del Deporte en España necesitaría una reforma para permitir que los clubes catalanes formen parte de los certámenes españoles, en caso de que se reconozca la independencia de Cataluña, opina Ricardo De Buen, abogado en derecho deportivo por la Universidad Iberoamericana. La décimo séptima disposición adicional al título “Conciliación extrajudicial en el deporte”, señala que ningún club extranjero -salvo los del Principado de Andorra- puede afiliarse a las federaciones españolas y participar en competiciones oficiales.

“La reforma dependería de qué tan amistosamente pueden resolver políticamente este conflicto. Si terminaran en malos términos se vería difícil que modificaran esta ley. Sin embargo, el Barcelona y otros clubes deportivos catalanes producen mucho dinero, por lo que en algún momento el gobierno español tendrá que plantearse si vale la pena una reestructuración del estatuto”, señala De Buen.

Ernesto Meade –abogado en derecho deportivo por la Universidad Astral de Argentina- comparte que pese a que Cataluña declare su independencia unilateralmente, los equipos deportivos seguirán perteneciendo a España. El gobierno del presidente Mariano Rajoy –dice- mantendrá su reconocimiento a Cataluña como parte de su territorio y, por lo tanto, también a sus organizaciones deportivas y atletas.

“El futuro de los clubes y deportistas catalanes está sujeto a lo que dictamine el gobierno español. Si éste reconoce la independencia, automáticamente dejarán de ser españoles”, sostiene Meade.

Una hipotética exclusión de los clubes catalanes sería muy grave para el deporte español, prevé Daniel Calle, reportero del diario El Español, quien ha cubierto las reacciones de los deportistas catalanes en el movimiento independentista. Menciona que las Selecciones de natación, hockey sobre pasto y balonmano serían las más perjudicadas. “Estas disciplinas nacieron en Cataluña y ahí nacieron la mayoría de sus representantes”.

FOCOS
Futbolistas catalanes que dejarían la selección española:

Sergio Busquets/Barcelona
Gerard Piqué/Barcelona
Jordi Alba/Barcelona
Gerard Deulofeu/Barcelona
Marc Bartra/B. Dortmund
​Héctor Bellerín/Arsenal

El referéndum de la independencia de Cataluña del pasado 1 de octubre dice que todos los catalanes tendrán doble nacionalidad. Es decir, serán catalanes y españoles. Sin embargo, el gobierno español nunca ha debatido esa posibilidad, porque no se plantea reconocer la autonomía de la región. Cuando se le pregunta a algunos de los deportistas pro independentistas de reconocimiento mundial, como Gerard Piqué, sobre qué representativo elegirían, ninguno dice que Cataluña.

Calle menciona que el deporte de ese país está dividido, aunque públicamente los jugadores no lo aceptan. “Si hay familias y amigos que dejaron de frecuentarse por este tema, también hay atletas que tienen rencillas. El futbol y la política en España nunca están separados”.

Apenas el 3 de octubre pasado, Álvaro Arbeloa –exdefensa de la Selección y del Real Madrid- criticó a Piqué, luego de que éste dijera que no le ve problema a que un independentista juegue con La Furia. El exmerengue dijo que era fácil faltarle el respeto a cualquiera y luego pedirlo. Piqué, el domingo antepasado, había condenado la violencia policiaca de la que había sido objeto la población española que votó en el referéndum del 1-O.

De Buen y Meade coinciden en que la resolución de la independencia de Cataluña tardará años y que, por consiguiente, la reorganización de las entidades federativas deportivas y el futuro de los atletas tendrán momentos de incertidumbre.

Meade añade que el futbol catalán -en caso de que se separe de España- podría ser similar a Kosovo, que declaró su independencia unilateral de Serbia en 2008. La Federación kosovar intentó por dos ciclos mundialistas (Sudáfrica 2010 y Brasil 2014) que la aceptaran la UEFA y la FIFA para participar en las eliminatorias europeas y mundialistas.

“Fracasó porque varias naciones de la Unión Europea no reconocían al país como un estado independiente. Hasta que en mayo del año pasado el Tribunal de Arbitraje Deportivo determinó que podría integrar ambos organismos y jugar las eliminatorias. Este recurso podrían utilizarlo los directivos catalanes para ganarse su participación en torneos internacionales, aunque el conflicto político continúe”, sentencia Meade.