AFTEROFFICE
culturas

Futbol y teatro: lo demasiado humano

Fuera de lugar es una obra del dramaturgo Hugo Alfredo Hinojosa, que debuta en el Teatro Milán abordando las similitudes entre el futbol y el drama a través de la comedia.
Rosario Reyes
02 abril 2017 21:37 Última actualización 03 abril 2017 5:0
Miguel Pizarro, David Ostrosky, Julio Camejo y Ricardo Rojas son los protagonistas de Fuera de lugar. (Cortesía)

Miguel Pizarro, David Ostrosky, Julio Camejo y Ricardo Rojas son los protagonistas de Fuera de lugar. (Cortesía)

En el deporte profesional, como en el teatro, no se puede mentir, afirma el dramaturgo Hugo Alfredo Hinojosa. “Si eres bueno, se sabe; si eres mediano, igual”.

Hinojosa reflexiona sobre las similitudes entre el futbol y el drama a través de la comedia, un género en el que debuta con la obra obra Fuera de lugar, que se estrena hoy en el Teatro Milán.

El autor de piezas oscuras y un tanto sórdidas como El laberinto de un hombre solo, que en 2015 protagonizó Aarón Hernán y dirigió Claudia Ríos, o Misericordia, para la Compañía Nacional de Teatro, bajo la dirección de Daniel Giménez Cacho, destaca que tanto en las tablas como la cancha son territorios de la emoción.

“Pregúntale a todos los mexicanos que le van a su Selección, cómo quedaron cuando el penal que no era penal con Holanda y gracias a la actuación de Arjen Robben pasó lo que pasó”.

El futbol profesional, argumenta, es un ámbito de manipulación.
“Cuando el equipo va bien, los comentaristas dicen: ‘Messi está en uno de sus mejores momentos’. Y si a la semana siguiente pierde, se quejan: ‘¿en dónde quedó ese Messi de hace cinco años que era capaz de reventar el balón?’. Pero si al siguiente partido ganan, el comentario es: ‘una vez más, Messi nos demostró por qué es tan grande’. Lo que hacen con la afición es manipular los sentimientos”, afirma.

Fuera de lugar es una pieza que parte del deporte para hablar de las pasiones humanas, como la ambición.

En el día del draft de futbol, cuatro hombres se enfrentan a sus propios demonios: Josué El avestruz Fernández (interpretado por Miguel Pizarro), quien fracasó en la cancha y se volvió publirrelacionista; el promotor Chava La Ostra Martinoli (David Ostrosky); Otto El muñeco García (Julio Camejo), una estrella en decadencia, y Eduardo El Pitón Campos (Ricardo Rojas), un jugador en ascenso.

“De fondo está el mayor de todos los males en el futbol, que es el dinero”, explica Hinojosa.

Lo que vuelve “delirante” esta comedia, que se estrena bajo la dirección de Víctor Weinstock, es la serie de engaños que los personajes maquinan para obtener beneficios económicos, adelanta el autor. “Todos se dicen: ‘soy tu hermano, cuenta conmigo’, pero cuando entra en juego el dinero, se acaba la amistad. Eso pasa en la realidad: hay tabuladores que explican por qué un jugador gana más que otro, pero en la cancha, no se distinguen las estrategias deportivas”.