AFTEROFFICE

Fundación para las Letras Mexicanas, 10 años de impulsar la literatura

12 febrero 2014 4:38 Última actualización 11 junio 2013 18:15

[Miguel Limón Rojas/Presidente de la FLM/Cuartoscuro] 


Notimex
 
Autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y de la Secretaría de Educación Pública (SEP) conmemoraron anoche el décimo aniversario de la Fundación para las Letras Mexicanas (FLM), durante una ceremonia en el Auditorio "Jaime Torres Bodet", del Museo Nacional de Antropología (MNA), en esta ciudad.

Al tomar la palabra, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet Chemor, definió a la literatura como una obra de arte, una manifestación estética que penetra y purifica el alma; "enriquece la visión que tenemos del mundo, aguza nuestra sensibilidad y estimula nuestra imaginación".

Acompañado por el rector de la UNAM, José Narro Robles, y por Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta, dijo que a diferencia de las disciplinas científicas, la literatura es y ha sido el común denominador de la experiencia humana; "porque los lectores se reconocen y dialogan, sin importar tiempos, geografías, ni circunstancias".

"La escritura, además de todo lo que aquí se ha dicho, es embajadora de nuestra identidad. ¿Cuál es esta identidad? Quizá la intuimos, pero es en la soledad de cada lectura donde se aprecia un aroma distinto y siempre universal.

"Hoy celebramos a la literatura desde la libertad, la democracia y la justicia. Valores que no sólo se encuentran en la política sino también en la poética y que adquieren pleno sentido como bienes espirituales que produce la sociedad mexicana en la creación colectiva", señaló.

Sobre la FLM, dijo que surgió hace una década con la necesidad de fomentar una literatura nacional, siempre bajo los principios del trabajo conjunto, la responsabilidad y el compromiso social.

"Si queremos fomentar la lectura también tenemos que fomentar la escritura. Vasconcelos lo entendió perfectamente al iniciar la gran hazaña educativa del siglo XX. Su filosofía tuvo gran visión de emprender una cruzada a favor de la cultura, que fue desde las primeras letras hasta el conocimiento de los clásicos literarios.

"Vasconcelos difundió la Ilíada y la Odisea de Homero, grandes épicas que sentaron las bases de la civilización occidental al ser una celebración de los principios morales universales. Con 'La Divina Comedia de Dante', nos regocijamos en la obra que evolucionó el pensamiento medieval hacia el renacentismo", indicó.

Con este propósito, agregó, la Fundación para las Letras Mexicanas hace su tarea al fomentar la creación de nuevos clásicos nacionales, mediante un importante programa de becarios en ensayo, narrativa, poesía y dramaturgia, quienes son acompañados por autores experimentados como sus tutores.

Mencionó que con su programa de traducción, la FLM permite la existencia de vasos comunicantes entre la literatura mexicana y la de otras lenguas; "pues si bien nuestras letras tienen un perfil definido, fuerte y arraigado cuentan, como dije antes, con una vocación universal".

Chuayffet Chemor hizo votos porque la Fundación para las Letras Mexicanas siga por su camino, y que éste nos lleve al rescate y la construcción de nuestra identidad literaria.

En su oportunidad, Miguel Limón Rojas, titular de la FLM, celebró los 10 años de la asociación y dijo que en ese lapso se ha constituido como un foro abierto a las letras a favor de la promoción y difusión de la obra literaria.

Indicó que la Fundación es una institución sólida que en cada criterio y procedimiento, la colocan por encima de todo interés personal.

Limón Rojas señaló que tras una década de trabajo y de haber entregado 250 becas, "encontramos signos claros que nos permiten estimar con acierto, el haber asignado la mayor parte de nuestra energía y recursos, al sostenimiento de la apuesta por la palabra lúcida de la voz esperanzadora de los jóvenes".

"Nos inspira todo aquello que su vocación de escritores puede significar para el desarrollo cultural de México. Nos anima su determinación de ser ellos mismos, a pesar de todo, su disposición a emprender la extraordinaria aventura de la autenticidad creativa asumiendo el precio de la incertidumbre, a ellos, les ofrecemos apoyo y acompañamiento en la disciplina", indicó.

Destacó que tras 10 años de presidir "este proyecto", deseo a los miembros del Patronato de dicha asociación, reconocimiento por el permanente apoyo.

"Por haber aportado durante todo este tiempo, el valioso sustento financiero, pero sobre todo, el respeto invariable, inherente al ejercicio de la libertad creativa", dijo.

En su oportunidad, Jorge Comensal, becario de la FLM, defendió la labor que lleva a cabo el organismo, así como la de los escritores y dijo que entre todas las artes, la literatura es mucho más que un pasatiempo, "se trata de una manera implacable de educarnos".

Refirió su estancia en la FLM, aprendió a no pensar en la literatura como un templo, palacio o mausoleo, y agregó que la Fundación ha aportado en 10 años, voces comprometidas con su naturaleza.

En su intervención, el joven estudiante relató experiencias y lecciones como becario en la Fundación.