AFTEROFFICE
culturas

Fue un reto hacer música para 'Spectre': Yamil Rezc

Se necesita mucho olfato para saber lo que quiere el artista, dice Yamil Rezc. "Fue un trabajo muy exigente y de mucha presión, atrapar las ideas más frescas para cristalizarlas en música", asegura el compositor sobre su trabajo en la cinta del 007. 
Eduardo Bautista
10 noviembre 2015 21:22 Última actualización 11 noviembre 2015 5:0
El compositor nacional Yamil Rezc ha colaborado con figuras del pop como Zoé. (Cortesía)

El compositor nacional Yamil Rezc ha colaborado con figuras del pop como Zoé. (Cortesía)

Como compositor sabe que producir música en el siglo XXI no es sólo una cuestión tecnológica. Se necesita mucho olfato para saber lo que quiere el artista, dice Yamil Rezc, pero sobre todo sensibilidad artística para moldear ese producto que se niega a morir: el álbum discográfico. Estas reglas tampoco cambian en el cine. Este año, Yamil enfrentó uno de los mayores retos de su vida: componer una parte de la banda sonora de Spectre, la más reciente película de James Bond.

“Fue una responsabilidad muy grande. En ciertos momentos sentí mucha inseguridad porque me estaba enfrentando a una producción de gran envergadura. Fue un trabajo muy exigente y de mucha presión, una labor cuya tarea principal fue la de atrapar las ideas más frescas para cristalizarlas en la música”; comparte en entrevista.

Rezc ha trabajado con importantes artistas de la escena pop mexicana, como Zoé, Pepe Aguilar, Julieta Venegas y Los Ángeles Azules (a este último grupo le produjo su famoso disco sinfónico).

Componer música para la pantalla grande es un reto distinto y muy divertido, asegura. Se trata de un formato diferente en el que la música debe soportar la acción de la película. Y como productor, explica, su trabajo consistió en encontrar soluciones para los problemas y necesidades del proyecto.

En el caso de Spectre, la parte que a él le tocó crear estuvo relacionada al Día de Muertos. Tanto en la composición, como en su función de productor, el desafío resultó sumamente complicado, ya que el director Sam Mendes quería una banda sonora que reflejara las tradiciones mexicanas, pero que también mantuviera a tope la acción del agente 007.

Para la interpretación musical, Rezc trabajó con Tambuco, uno de los ensambles de percusiones más importantes del país. Se trata de un cuarteto que ha sido nominado en cuatro ocasiones a los Premios Grammy en las categorías de Mejor álbum de música clásica y Mejor ensamble de cámara.

“Los instrumentos que más utilizamos fueron todo tipo de percusiones, especialmente tambores y marimbas que recuerdan mucho a los sonidos prehispánicos”, detalla el egresado de la Escuela Superior de Música de la Ciudad de México.

Para Rezc, el público y la música tienen una conexión estrecha que sólo puede ser fortalecida a través de un buen trabajo de producción: “Ésta y la composición cada vez están más unidas. El objetivo del productor en esta era tecnológica es hallar las formas correctas para encausar los sonidos adecuados”.