AFTEROFFICE
deportes

Froome gana décima etapa y se afianza como líder del Tour de Francia

Tras una jornada de descanso, Chris Froome comenzó la segunda parte de la grande boucle con el pie derecho, en una rodada que inició en la ciudad de Tarbes y culminó con el ascenso a la mítica Pierre-Saint- Martin, primera fase de los Pirineos.
Reuters
14 julio 2015 12:13 Última actualización 14 julio 2015 12:24
Froome comenzó a aumentar la velocidad y ya no volvió a mirar atrás. (Reuters)

Froome comenzó a aumentar la velocidad y ya no volvió a mirar atrás. (Reuters)

LA PIERRE ST MARTIN, Francia.- El ciclista británico Chris Froome aplastó a sus rivales en el primer contacto con la montaña del Tour de Francia de este año, ganando la décima etapa de este martes con una exhibición de clase.

El campeón de la edición de 2013 pisó el acelerador a falta de seis kilómetros en el ascenso final, después de que sus compañeros del Team Sky evitaran los ataques de sus rivales al imponer un ritmo brutal en la primera parte de una escalada de 15.3 kilómetros hacia la meta.

Cuando Froome atacó con su estilo habitual -con la cabeza abajo y pedaleando a una velocidad escalofriante-, el estadounidense Tejay van Garderen, el español Alberto Contador y el actual campeón, Vincenzo Nibali, ya se habían quedado por el camino.

Sólo el colombiano Nairo Quintana pudo seguir el ritmo infernal del británico, que contaba con la ayuda de su compañero de equipo, el australiano Richie Porte. Pero Quintana, del equipo Movistar, no pudo aguantar y quedó tercero en una etapa de 167 kilómetros, a 1:04 de Froome según los tiempos provisionales. Porte fue segundo, a 59 segundos del ganador.

En la general, Froome lidera por delante de Van Garderen (BMC Racing) con una enorme ventaja de 2:52, y de Quintana, en tercer puesto a 3:09. Contador (Tinkoff-Saxo) está sexto a 4:04, con Nibali (Astana) décimo a 6:57.

El alto ritmo del Movistar partió en dos el pelotón en la primera parte de la ascensión final mientras Froome pedaleaba seguro en el grupo de cabeza. Entre los primeros grandes nombres que se desengancharon de la pelea figuraron el estadounidense Andrew Talansky, el irlandés Dan Martin y, sobre todo, el francés Romain Bardet, sexto en la general el año pasado.

Su compañero en el AG2r-La Mondiale, Jean-Christophe Peraud, también perdió el ritmo en un Día de la Bastilla terrible para los corredores galos. Nibali se descolgó totalmente para terminar a más de cuatro minutos detrás de Froome.

Contador se fue quedando atrás a falta de siete kilómetros. Notando la debilidad del español, Porte aceleró y asestó un golpe fatal a Van Garderen. Entonces, Froome comenzó a aumentar la velocidad y ya no volvió a mirar atrás.