AFTEROFFICE
deportes

Francia gana y va contra Alemania en semifinales; termina el sueño de Islandia

Islandia no pudo más en la Euro 2016 y se topó contra la anfitriona Francia, que demostró la superioridad de sus individualidades y derrotó al cuadro nórdico 5-2.
AP
03 julio 2016 15:59 Última actualización 03 julio 2016 16:19
Así celebraron Payet y Griezmann el cuarto tanto frente a Islandia (Reuters)

Así celebraron Payet y Griezmann el cuarto tanto frente a Islandia (Reuters)

El sueño de la "Cenicienta de la Euro" terminó este domingo en Saint-Denis.

Francia, el cuadro anfitrión, derrotó por 5 a 2 a Islandia y se metió a semifinales, donde enfrentará a Alemania. Los franceses se habían ido al descanso con una ventaja de 4-0, diferencia que parecía haber sentenciado la eliminatoria.

Los tantos del cuadro galo fueron obra de Olivier Giroud en dos ocasiones, Paul Pogba, Dimitri Payet y Antoine Griezmann, mientras que por los nórdicos anotaron Kolbeinn Sigthorsson y Birkir Bjarnason.


Giroud lideró la implacable embestida al anotar dos goles y asistir otro para que Francia sacase cita para enfrentar a Alemania en una semifinal que se disputará el próximo jueves en Marsella.

El discurso francés en los días previo a la cita en el Stade de France estuvo impregnado por frases de que no podían tomarse a la ligera a los islandeses, pues el conjunto nórdico dio la sorpresa mayúscula al dejar en el camino a Inglaterra. Había que golpear temprano, insistieron los franceses.

Dicho y hecho. Giroud le ganó las espaldas a los zagueros islandeses y puso en ventaja a Les Bleus a los 12 minutos con un magnífico disparo rasante de zurda tras recibir un pase en elevación servido por el volante Blaise Matuidi.

Fue el primer gol francés antes del descanso en esta Euro 2016, en el que se habían acostumbrado a ganar sus partidos en la agonía de los partidos o remontando el marcador.

Acabaron facturando tres más en los primeros 45 minutos, con lo que anestesiaron el ímpetu del equipo que a lo largo de tres semanas causó sensación con su admirable historia de representar a una nación de 330 mil habitantes, la más pequeña en participar en una de las grandes citas del fútbol.

Gobernando en la cancha a su antojo, Francia puso el 2-0 mediante un cabezazo de Pogba, el primer gol del habilidoso volante en el torneo.

El ensañamiento francés se acentuó a los 43, cuando Dimitri Payet clavó un zurdazo cruzado desde fuera del área y Griezmann —también con la izquierda— añadió el cuarto al elevar sobre el arquero tras un pase de Giroud.

En la celebración de la cuarta anotación, Payet se puso de rodilla para besarle el botín a Griezmann.

Francia se divertía en su casa, y con justificación. En el banco de Islandia, en cambio, los técnicos Lars Lagerback y Heiimir Hallgrimsson miraban estupefactos el desmoronamiento.

Empujada por sus devotos hinchas, Islandia no dejó de remar y logró descontar a los 56 mediante su delantero Kolbeinn Sigthorsson, empalmando un centro.

La réplica francesa fue inmediata: Giroud cabeceó un tiro libre de Payet para su segundo tanto de la noche y su tercero del torneo.

Hubo tiempo para un gol más de Islandia, obra del cabezazo de Birkir Bjarnason a los 84.