AFTEROFFICE
CULTURAS

Fito Páez recuerda a su eterno maestro Charly García

Más de 30 años después, Charly García sigue influyendo en la música de Fito Páez. A 4 días de su concierto en el Auditorio Nacional, Fito recuerda a su maestro y hace un repaso sobre rebeldía, rock y política. 
Rosario Reyes
04 octubre 2014 17:33 Última actualización 04 octubre 2014 17:38
"Rock and roll revolution", el nuevo disco de Fito Páez. (Cortesía)

"Rock and roll revolution", el nuevo disco de Fito Páez. (Cortesía)

Más de 30 años después, Charly García sigue influyéndolo. A pesar de que hace casi tres décadas que dejó de tocar con su banda, Fito Páez sigue acudiendo a su maestro, algunas veces de manera inconsciente.

“Pasé por varios meses de desconcierto y por 15 días no hacía otra cosa que tocar el piano y grabar”, cuenta en rueda de prensa en México, donde presentó su nuevo disco Rock and Revolution, previo a sus conciertos del lunes 6 en el Teatro Diana de Guadalajara y el miércoles 8 en el Auditorio Nacional. Charly, de quien era fan antes que colega, apareció de repente.

“Comenzamos a escuchar sus discos, a colocar fotos de él y decidimos no grabar aquello que no tuviera su sello”, recuerda el artista argentino.

“Hay algo del individuo que está permanentemente en revuelta”, explica acerca del proceso de grabación de este disco, en el que lo público y lo privado de su vida se involucraron. “El estado de revuelta significa querer modificar algo que no sabes muy bien qué es y que la vida te llevó ahí, en esa revuelta está la vida… y creo que el estado de revuelta del rock and roll, o los estados de revuelta políticos también generan cambios”.

Pero diferencia los conceptos de revolución y revolucionario. “En una revolución el amor está junto al odio, es la dialéctica humana, hay ideas de cambio que quieren mejorar las cosas”.

Lo privado lo reserva. Si bien no cuenta detalles de la crisis por la que pasó recientemente, en cierto momento comparte el origen de uno de sus temas emblemáticos, Un vestido y un amor. La compuso, recuerda, poco antes de que su recién iniciada relación con la actriz Cecilia Roth amenazara con terminar. “Yo era joven, me la pasaba de fiesta y ella me corrió. Bueno, me quedé haciendo la maleta, pero antes de irme, le puse Un vestido y un amor. Y me quedé con Cecilia seis años. Es una canción hecha con el influjo del amor”.

La dedicatoria a Charly García es también un acto de amor hacia quien le enseñó, asegura, “a hablar con verdad”. Grabar este disco fue una experiencia poderosa, y a pesar de que García no estuvo físicamente junto a Páez, éste reconoce que “es el mejor disco que he hecho con él”. Por eso, escribe en el booklet del álbum Rock and Roll Revolution es “para Charly… mi reserva moral”.

Además del tema que le da título, el disco incluye temas como Tendré que volver a amar, cuyo video ya está en la red, Arde, dedicada al recientemente fallecido músico cubano Juan Formell, fundador de la Orquesta Van Van, La mejor solución y Que te vaya bien, entre otras.