AFTEROFFICE
deportes

Filiales de Diablos y Guerreros no han dado
el 'ancho' en el diamante

La medida de no cubrir las ausencias de jugadores mexicanos con extranjeros ha derivado que equipos como los Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca tengan desempeño deficiente.
Alain Arenas
18 julio 2017 0:38 Última actualización 18 julio 2017 5:0
beisbol

(Ismael Ángeles)

El desempeño ineficiente que han tenido los Diablos Rojos del México (46-43) y Guerreros de Oaxaca (33-53), que los mantiene fuera de los puestos de playoffs, se debe a que no han podido cubrir a las ausencias por lesión de sus jugadores únicamente mexicanos.

Othon Díaz, gerente general de los escarlatas, afirma que la medida tomada al comienzo de la temporada se ha convertido en una desventaja con respecto a otras novenas que se atrevieron a jugar con extranjeros.

“En el México hemos tenido una cantidad atípica de peloteros lastimados que teníamos planeados para que fueran titulares. Son nueve, entre pitchers y jugadores de cuadro. Esto ha provocado que los cubramos con elementos de nuestra sucursal que se encuentra en Ensenada. Las otras organizaciones también acuden a sus filiales, pero también pueden recurrir al cambio o contratación de mexicoamericanos o extranjeros. Nosotros no podemos hacerlo por las medidas que impusimos para esta campaña”, explica Díaz.

Ambas organizaciones no han tenido buen desempeño en sus rotaciones abridoras. Entre los dos equipos sólo hay tres lanzadores que tienen promedio menor a cuatro carreras limpias. Octavio Acosta por los capitalinos (2.67); Irwin Delgado (3.44) y Ruddy Acosta (3.70) por el Guerreros.

Díaz señala que los lanzadores son los jugadores que más escasean en su roster. Explica que para llenar esas plazas han tratado de fichar a peloteros de otras organizaciones para reforzar la escuadra. Sin embargo, estos los ponen como intransferibles. “Argumentan que no están a la venta porque son las estrellas del equipo. Los entendemos, pero a la vez nos limita el margen de maniobra para conformar un roster con más alternativas”, dice el directivo.

La medida de jugar solamente con peloteros nacidos en territorio mexicano de ambas organizaciones –propiedad de Alfredo Harp Helú- se dio como respuesta a que equipos como Tijuana, Monclova, Puebla, Veracruz y Yucatán disputaron la temporada pasada con mayoría de elementos extranjeros o mexicoamericanos.

Las directivas del Diablos y el Guerreros se opusieron y anunciaron que, para impulsar la proyección del pelotero nacional, jugarían únicamente con mexicanos en 2017. Actualmente son las únicas escuadras del circuito que tienen estos lineamientos.

De acuerdo a cifras de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), siete de los mejores lanzadores en promedio de carreras limpias permitidas son extranjeros. Mientras que ocho de los mejores jugadores, en promedio de bateo, también son foráneos.

“No hay certidumbre de que el México y Oaxaca mantengan la política de jugar sólo con mexicanos para la siguiente campaña. Estoy seguro de que a Alfredo Harp le pasa por la mente hacer cambios. Quiere tener dos equipos competitivos, especialmente el México, que estrenará su nuevo estadio”, sostiene Díaz.

El gerente del México destaca que los cambios se perfilan para incluir jugadores extranjeros en las posiciones de lanzadores y peloteros de cuadro que tengan potencia con el bat.

“La inclusión de mexicoamericanos será difícil. Todos en la directiva mantenemos la idea de que tenemos que producir peloteros nacionales y ser uno de los sostenes del bisbol mexicano. El Diablos siempre ha seguido esa política y no la va a cambiar” añade Díaz.

El México –que enfrentará hoy al Tabasco en el primer juego de la serie- se encuentra 1.5 partidos por debajo del Laguna, que tiene el último lugar para la postemporada para la Zona Norte.

Oaxaca –que visitará hoy al Monclova- está dos juegos por debajo del León, que también se encuentra en el último puesto que reparte un boleto para los playoffs de la Zona Sur. Al final de la temporada se sabrá que ventajas proporcionan los extranjeros.