AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Figuras coleccionables para chicos y grandes

Los muñecos Pop! son únicos en el mundo. Actualmente existen una gran cantidad de figuras en el mercado, desde integrantes de bandas como Kiss y The Ramones, hasta personajes de las series de moda, como Breaking Bad y Game of Thrones. 
Myrna Martínez
13 enero 2015 20:8 Última actualización 14 enero 2015 5:0
La línea de muñecos Pop! ha generado sensación en todo el mundo. (Tomada de FB)

La línea de muñecos Pop! ha generado sensación en todo el mundo. (Tomada de FB)

¿Qué ha hecho que una serie de figuras bobblehead, sin movimiento, hechas de vinil y de unos 10 centímetros de alto hayan enloquecido a coleccionistas de todo el mundo? Los muñecos Pop!, de Funko, han dado en el clavo: la nostalgia.

Cientos de íconos de la cultura pop han sido replicados y caricaturizados en diseños por la empresa estadounidense, que ya cuenta con más de 180 licencias de personajes de cómics, películas, series de televisión, deportistas, videojuegos y músicos.

En las tiendas se asoman desde los integrantes de bandas como Kiss, The Ramones y Sex Pistols, hasta los personajes de las series de moda, Breaking Bad, Game of Thrones, American Horror Story y The Walking Dead con todo y zombies.

Funko surgió en 1998 a raíz de que un coleccionista estaba buscando un juguete vintage, pero cuando al fin lo encontró, decidió no comprarlo, pues costaba cientos de dólares. Por ello decidió hacer una empresa que reprodujera símbolos pop en vinil. Así empezó con Popeye y Dick Tracy.

La compañía no lograba despegar y fue cuando en 2005 otro apasionado de los muñecos, Brian Mariotti, la compró. Después de cinco años de tratar de dar en el clavo, empezó la producción formal de la serie Pop! con tres licencias: DC Comics, Marvel y Star Wars. Los superhéroes llegaron a rescatar el negocio.

Ya han vendido más de 10 millones de figuras en el mundo y gracias a las ganancias, tan sólo de la línea Pop!, superan los 25 millones de dólares.

Tienen un catálogo con más de mil diseños, así que inevitablemente cualquier geek podrá encontrar algún objeto de deseo. Hay nostálgicos ochenteros con personajes de Ghostbusters, The Goonies, E.T., Robocop, Gremlins, de las películas de Quentin Tarantino, Kill Bill y Pulp Fiction, y el año pasado lanzaron la línea dedicada a la serie de culto de los 90, Buffy La Caza Vampiros y una nueva edición dedicada a Los Picapiedra y a Frozen.

Los diseños caricaturizados están tan bien hechos y bonitos, que ni Hannibal Lecter, Freddy Krueger o Leatherface, de La Masacre en Texas, provocan miedo.

Ha sido tanta la euforia por los Pop! que existen comunidades en línea y hay quienes presumen de tener más de 2 mil figuras en casa.
En poco tiempo se ha convertido en el regalo perfecto, además de que su costo es accesible al oscilar entre 10 y 15 dólares.

1
   

   

Pop!
1
   

   

Pop!
1
    

   

Pop!