AFTEROFFICE
deportes

FIFA suspende de por vida a su exvicepresidente Jack Warner por soborno

La decisión del organismo se da cuatro años después de que éste fuera autorizado a renunciar en 2011 "manteniendo su presunción de inocencia" por un caso similar.
AP
29 septiembre 2015 8:3 Última actualización 29 septiembre 2015 8:20
FIFA proscribe de por vida al exvicepresidente Jack Warner por soborno reiterado

La FIFA dijo que Warner estuvo implicado en el "ofrecimiento, aceptación y recibo de pagos no declarados e ilegales". (AP)

ZURICH, Suiza. — La FIFA proscribió a su exvicepresidente Jack Warner de por vida por soborno reiterado, en un caso simbólico cuatro años después que éste detuvo una investigación al renunciar a la organización rectora del futbol mundial.

Warner, que fue autorizado a renunciar a la FIFA en 2011 "manteniendo su presunción de inocencia", enfrenta en Trinidad-Tobago un pedido de extradición de Estados Unidos para responder a cargos de asociación ilícita, 'lavado' de dinero y fraude.

La decisión del comité de ética de la FIFA indica que el juez Hans-Joachim Eckert perseguirá a los dirigentes caídos en desgracia aun mucho después de renunciar.


El fallo del martes sostuvo que Warner "cometió muchos y variados actos de inconducta de manera continua y reiterada durante su período como funcionario en puestos jerárquicos e influyentes en FIFA y Concacaf".

FIFA dijo que Warner estuvo implicado en el "ofrecimiento, aceptación y recibo de pagos no declarados e ilegales".

Un caso más acuciante para el comité de ética es una investigación del presidente de la FIFA Joseph Blatter, quien fue interrogado el viernes por fiscales suizos, en parte por denuncias de que entregó a Warner derechos de televisación de la Copa Mundial subvalorados. Blatter, que niega toda irregularidad, corre el riesgo de ser suspendido de su propia organización.

Warner fue aliado de Blatter antes de verse obligado a renunciar en 2011. Su prohibición de por vida deriva del informe de Eckert sobre los procesos de otorgamiento de las copas mundiales de 2018 y 2022.

Como líder de la Concacaf entre 1990 y 2011, Warner ejerció considerable influencia en las votaciones para la Copa Mundial por parte del comité ejecutivo.

Su caso pone de manifiesto la magnitud de la corrupción en la FIFA durante los 17 años de la presidencia de Blatter.

El exvicepresidente Chung Mong-joon, quien espera suceder a Blatter en la elección de febrero, considera que la crisis de liderazgo es tan aguda que se necesita establecer una fuerza de tareas para dirigir la organización.

Chung agregó que la FIFA está en situación crítica con Blatter bajo investigación penal y el secretario general Jerome Valcke suspendido e investigado por el comité de ética.

"En tal circunstancia, la FIFA y las confederaciones regionales deberían considerar convocar sesiones extraordinarias de sus respectivos comités ejecutivos como también un congreso para establecer una fuerza de tareas de emergencia que permita al secretariado de la FIFA funcionar sin interrupción", dijo Chung en una declaración desde Corea del Sur.

Entre los posibles rivales de Chung para las elecciones de febrero se encuentra el presidente de la UEFA Michel Platini, quien ha sido interrogado en condición de testigo por un pago de la FIFA, uno de los motivos por los cuales Blatter fue interrogado el viernes por las autoridades suizas. Blatter y Platini negaron toda irregularidad mientras aguardan noticias del comité de ética, que estudia el caso.

Chung considera que los escándalos brindan la oportunidad de controlar la situación el 26 de febrero en una elección desencadenada por el anuncio de Blatter de junio de que renunciaría a la presidencia de la FIFA, apenas cuatro días después de haber sido reelegido para un quinto período.

"La FIFA enfrenta una crisis sin precedente", afirmó Chung. "Sin embargo, esta es también una oportunidad sin precedente para reformarla. Si todos los que aman el fútbol pueden aportar su sabiduría colectiva para reformar la FIFA, será posible salvarla y revitalizarla. La tarea más urgente ahora es desarraigar la corrupción del seno de la FIFA".

Chung, un empresario multimillonario y miembro de la familia que fundó Hyundai, fue vicepresidente de la FIFA durante 17 años hasta 2011.

"Quiero decir que, en su momento, no tuve el poder de detener esas prácticas corruptas que han reaparecido para acosar y destruir la FIFA", agregó el surcoreano.