AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Fiat 500 se viste de Guerlain con el Little Black Dress

El Little Black Dress (LBD) se pone hoy al volante de la edición limitada del nuevo Fiat 500 La Petite Robe Noire, el cual fusiona el diseño de Italia con un toque fino de París.
Ruth Martín
27 febrero 2014 0:25 Última actualización 27 febrero 2014 5:0
Etiquetas
La Petite Robe Noire, el nuevo modelo de Fiat. (Archivo)

La Petite Robe Noire, el nuevo modelo de Fiat. (Archivo)

Fue en 2012 cuando la casa francesa Guerlain ampliaba su universo olfativo con La Petite Robe Noir, una fragancia femenina creada por la nariz de Thierry Wasser que se inspiraba en la eterna elegancia de un básico en el fondo de armario, el Little Black Dress (LBD).

Hoy ese vestido negro se pone al volante de la edición limitada del nuevo Fiat 500 La Petite Robe Noire, un pequeño capricho que aúna el diseño italiano con el chic parisino.

Pensado para todo tipo de mujer, como ocurre con la elección del vestuario, se presenta en dos versiones: un sedán con techo panorámico de cristal y un convertible eléctrico con top negro. Ambas pueden elegirse en Funk blanco o Crossover negro y presentan un interior equipado con siete bolsas de aire, radio CD MP3, puerto USB y tapicería de piel negra o blanca. También la cilindrada está pensada para las que aman más o menos la velocidad, dependiendo de si es la versión de 69 o 105 CV.

La figura en movimiento de La Petite Robe Noire, dibujada por los artistas Kuntzel + Deygas, se ubica en la parte externa del auto, en el alerón trasero, sobre la firma Guerlain. En el interior se apoya despreocupadamente sobre el tablero de instrumentos, dejando su impronta.

El Fiat 500 La Petite Robe Noire no deja nada al azar, como el detalle delicado y femenino del reposacabezas a modo de vestidor, que permite colgar prendas en su interior o un conjunto de dos perfumes de cerámica, impregnando el ambiente con las notas de cereza negra, bergamota, bayas rojas, almendra, rosas búlgaras y apuntes de regaliz.

Con esta alianza, el lujo del motor se traslada al glamour tradicional de una de las casas cosméticas de mayor prestigio. Desde que en 1828 Pierre-François Pascal Guerlain abriera la primera perfumería en París en 1828, la firma francesa – actualmente propiedad del grupo LVMH - es símbolo de exclusividad.

Maestro perfumista de personajes célebres, artistas, filósofos y emperatrices, el número 68 de Campos Elíseos acoge Casa Guerlain, un espacio donde disfrutar de auténticos objetos de deseo. El pequeño automóvil negro (o blanco) viene así a sumarse al universo femenino en el que los míticos polvos Météorite o el labial Rouge Automatique son algunos de los hitos cosméticos de su historia.