AFTEROFFICE
buena vIDA

Festín para los sentidos

Ahora todo público puede asistir a las degustaciones de los platillos y vinos más prestigiados hasta con los ojos cerrados. ¿Qué tal una cata que incluya buenos vinos y comida gurmet?
Lizbeth Hernández
09 mayo 2017 22:7 Última actualización 10 mayo 2017 5:0
El costo por persona es de 920 pesos, incluye la cata dirigida y la cena maridaje con cuatro tiempos.​ (Especial)

El costo por persona es de 920 pesos, incluye la cata dirigida y la cena maridaje con cuatro tiempos.​ (Especial)

Después de un arduo día de trabajo, para relajarse, qué tal una cata que incluya buenos vinos y comida gurmet. A partir del mes entrante, el hotel JW Marriott de Polanco ofrecerá experiencias en las que los platillos y los destilados serán el mejor pretexto para aprender y pasarla bien.

La marca implementó no hace mucho el programa Wine Ambassador para lograr una mejor preparación de los empleados de sus 46 hoteles en todo el mundo. La campaña se estableció sobre pláticas con reconocidos expertos. El plan fue tan exitoso que a partir de este mes sus huéspedes y público general podrán disfrutarlo.

“Seleccionamos cuidadosamente a quienes dirigen la cata para que sea una grata experiencia”, comenta Salvador Rodriguez, responsable del programa.

El costo por persona es de 920 pesos. Incluye la cata dirigida y la cena maridaje con cuatro tiempos. Se realiza en el restaurante Xanat, a cargo de la chef Jennifer López Fernández, que se especializa en comida mexicana, aunque crea además menús para cualquier tipo de paladar.

El 11 de mayo, los expertos de Tequila Clase Azul conducirán las charlas con en las que, además de revelar los secretos de cómo degustar un buen tequila, darán recetas a los comensales para elaborar sus propias margaritas. Esa actividad es gratuita y los interesados se pueden inscribir en la recepción del hotel.

El 25 de mayo expertos de Casa Madero celebrarán el Festival del Vino, en el que presentarán sus etiquetas premiadas, en el mismo programa Wine Ambassdor del Marriott. 

“Tenemos planeadas experiencias a ciegas, que resultan muy enriquecedoras para los sentidos”, adelanta Rodriguez.