AFTEROFFICE
deportes

Ferretti… Volver, que 24 años son nada

Los aficionados de los Pumas tienen grabado en la mente el gol que anotó Ricardo Ferretti en 1981 ante el América; ahora el timonel de los Tigres de la UANL regresa al Olímpico Universitario para tratar de obtener otro campeonato para el equipo norteño.
Mauriio Mejía
09 diciembre 2015 22:3 Última actualización 10 diciembre 2015 5:0
Tuca F

El Tuca regrese al Pedregral tras 24 años de conquistar como jugador otra estrella para el equipo universitario. (Reuters)

Fiel a su estilo, Miguel Mejía Barón no hizo cambios en aquel partido de vuelta en Ciudad Universitaria (tampoco los hizo en Nueva York el 5 de julio de 1994, en la elminación ante Bulgaria cuando ya despachaba en el banquillo nacional). La serie final ante el América se definiría el sábado 22 de junio de 1991, por las buenas o por las malas. El Olímpico era un festín de estudiantes y miembros de lo que entonces se llamaba “la comunidad universitaria”. Las prepas, las facultades, los institutos y los demás centros de alta enseñanza de la UNAM dieron una variopinta alfombra al recinto.

Ricardo Ferretti de Oliveira (Río de Janeiro, 1954), un ex jugador del Botafogo y del Vasco da Gama (del Atlas, de los Pumas, Neza, Monterrey y Toluca), regresaba al campo del Pedregal para firmar su carta de retiro como futbolista profesional, oficio en el que se inició en 1968.

El ahora director técnico siempre ha dicho que aquello de Tuca (como muchos apodos brasileños) no tiene significado alguno. Esa fue la primera palabra que pronunció en su vida y no lo ha dejado en paz desde entonces. En aquel día de verano, Ferretti (campeón de liga con los Pumas en el triunfo sobre el Cruz Azul en 1981; el último juego de Hugo Sánchez antes de su aventura hispánica) anotó el 1-0 definitivo con un tiro de castigo que provocó la algarabía azul y oro.

Después del título “colgó las botas” y dirigió la banca universitaria hasta el 96. En el 97 emigró a Guadalaja para hacer campeón a Chivas y en 2009 volvió a CU para obtener su tercer diploma con Pumas. Algo le funciona al míster en su estrategia universitaria. En su tercera dirección técnica con los Tigres de la UANL logró darle al club norteño su tercera liga en 2011.

El nombre de Ferretti está ligado a la intimidad de los únicos dos equipos universitarios que militan en la Primera División profesional del futbol mexicano.

Dejó de ser golondrina para darle forma y proyección sólidas en ambas instituciones. Regresa al lugar en el que hace 24 años y medio dio pretexto de felicidad a la juventud estudiantil. El estadio ha cambiado mucho desde entonces. Tuca puede callar el alboroto de un “Palomar” en el que los universitarios son mayoría entre minorías.