AFTEROFFICE
deportes

Ferguson revela que quería a Guardiola como su sucesor en el ManU

En su nuevo libro 'Leading', el ex técnico del Manchester United, sir Alex Ferguson, dijo que le pidió a Pep que lo llamara antes de aceptar una oferta de otro club, pero no lo hizo y terminó uniéndose al Bayern Munich en julio de 2013.
Reuters
22 septiembre 2015 12:32 Última actualización 22 septiembre 2015 12:47
Alex Ferguson es el director técnico que más tiempo ha estado al frente del Manchester United. (Reuters/Archivo)

Alex Ferguson es el director técnico que más tiempo ha estado al frente del Manchester United. (Reuters/Archivo)

Sir Alex Ferguson reveló que David Moyes, el hombre elegido como su sucesor técnico en el Manchester United del futbol inglés, fue el sexto en una lista de entrenadores ideales encabezada por Pep Guardiola y que ninguno estaba "disponible" en aquel momento.

En su nuevo libro Leading, el técnico que más tiempo estuvo al frente del United describe el proceso de selección detrás del malogrado acuerdo con Moyes, que duró menos de un año después de que sustituyera a Ferguson tras su retiro en el 2013.

"Le pedí a Pep que me llamara antes de aceptar una oferta de otro club, pero no lo hizo y terminó uniéndose al Bayern Munich en julio de 2013", escribió Ferguson.

"Cuando comenzamos el proceso de búsqueda de mi reemplazo, vimos que varios candidatos muy deseables no estaban disponibles", dijo. Ferguson dijo que fue evidente que José Mourinho se había comprometido con Roman Abramovich para volver al Chelsea, y que Carlo Ancelotti le sucedería en el Real Madrid.

"También sabíamos que Jürgen Klopp era feliz en el Borussia Dortmund y firmaría un nuevo contrato. Además, Louis van Gaal se había comprometido a llevar a Holanda a ganar la Copa del Mundo de 2014", agregó.

Moyes fue despedido tras 10 meses en el Manchester United pero Ferguson defendió los antecedentes previos de su compatriota, aunque criticó la decisión de cambiar al equipo técnico que estaba en el club cuando tomó el cargo.

"No tiene sentido cambiar repentinamente rutinas con las que los jugadores se sienten cómodos. Es contraproducente, socava la moral e inmediatamente provoca que los jugadores cuestionen los motivos del nuevo técnico", dijo Ferguson.