AFTEROFFICE
deportes

Federer, golpeo clave

El saque y el revés de Roger Federer, según expertos, son su principal arma, especialmente en Wimbledon. Según la página de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), el suizo tiene 68.4 por ciento de efectividad en su primer servicio cuando juega en césped.
Alain Arenas
26 junio 2016 21:49 Última actualización 27 junio 2016 5:0
El actual número tres del mundo no sólo es peligroso por su saque. (AP)

El actual número tres del mundo no sólo es peligroso por su saque. (AP)

Ningún jugador en activo ha ganado más veces Wimbledon que Roger Federer, quien suma siete títulos del tercer Grand Slam del año. El secreto de su éxito es gracias a su saque. Según la página de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), el suizo tiene 68.4 por ciento de efectividad en su primer servicio cuando juega en césped y es el segundo mejor en este departamento entre los primeros 10 jugadores del mundo (sólo superado por Novak Djokovic con 69.9).

“Es una de sus principales armas y lo es más en esta superficie. Utiliza mayoritariamente el saque abierto, pero la característica que tiene Federer con su servicio es que tiene el mismo movimiento para hacer los tres diferentes tipos; es decir, el de debajo de la “T”, el corporal y el abierto. Eso termina por confundir a los rivales, porque no pueden estudiarlo ni predecir en qué parte del campo va a caer la pelota”, explica Patricio Quijano, director de la Academia de tenis La Loma, en Querétaro.

Según un estudio del periodista Mark Hodgkinson, quien analizó el comportamiento de Federer el año pasado en el torneo, utilizó el servicio abierto en 47 por ciento de sus intentos, el de debajo de la “T”’ en 42, y el corporal en el 11 restante.

“Su saque y su ataque en la red son una combinación buena para jugar sobre esta superficie. Actualmente han cambiado el pasto, ahora crece más grueso. Eso lo termina por beneficiar porque ahora pasa más tiempo atrás en la cancha. Esto hace que se juegue rápido y a sus 34 años le beneficia, porque no dependerá tanto de su desempeño físico”, menciona Jorge Lozano, ex tenista mexicano.

Pero el actual número tres del mundo no sólo es peligroso por su saque. Según el mismo estudio, el revés del suizo hace que la pelota gire a 5 mil 300 revoluciones por minuto, más que lo alcanzado con el mismo golpe por Rafael Nadal, Andy Murray y Novak Djokovic. De acuerdo con Quijano, entre más rápido gire la bola, ésta tomará un efecto irregular y el bote hará que el rival no pueda colocar su tiro con la precisión deseada.

“Ganarle partidos a cinco sets a Federer es complicado, la prueba fueron las últimas dos finales, que sólo Djokovic le pudo ganar. Desde el saque, Federer comienza a complicar a sus rivales, luego vienen las devoluciones que casi siempre son tiros cómodos para él. Otros jugadores como Nadal y Murray no han podido hacerlo con regularidad en esta superficie, pese a que ellos son más jóvenes”, agrega Lozano.

Federer sólo suma 10 derrotas en 89 partidos disputados en el pasto de Wimbledon. De esos descalabros, tres han sido en primera ronda: ante el checo Jirii Novak (1999), el ruso Yevgeny Kafelnikov (2000) y el croata Mario Ancic (2002); uno en segunda fase por el ucraniano Sergiy Stakhovsky (2013), y otros tres en cuartos de final por el inglés Tim Henman (2001), el checo Tomas Berdych (2010) y el francés Jo-Wilfried Tsonga. Finalmente, en tres ocasiones ha sido vencido en la final del torneo, con Nadal (2008) y Djokovic (2014 y 2015) como sus verdugos.

“No tendrá un buen papel en este Wimbledon, ha estado parado mucho tiempo. Viene de dos lesiones difíciles (dolores en la espalda y lesión en el menisco de la rodilla izquierda), que nunca las había tenido, y lo dejaron inactivo por mes y medio. Le costará tener un buen torneo. Veo favorito a Djokovic, quien es agresivo, fuerte y no se desespera. Aunque (Dominic) Thiem y (Alexander) Zverev pueden dar una sorpresa en esta edición, se han desempeñado bien en pasto y podrían ganarle a los cuatro favoritos”, destaca Quijano.

Federer