AFTEROFFICE
culturas

FCE, concita nuestra admiración y nuestro cariño: Bachelet

Con motivo del aniversario de la editorial mexicana, la presidenta de Chile Michelle Bachelet, dijo la víspera que “el Fondo jugó un papel muy valioso en el debate político, dando un espacio de difusión a las ciencias sociales, a la política, pero también a nuestros poetas”.
Notimex
16 octubre 2014 19:41 Última actualización 16 octubre 2014 19:43
“Ha sido un instrumento muy significativo en la formación de una idea propia de nuestra América latina”, afirmó la mandataria chilena. (Reuters)

El FCE “ha sido un instrumento muy significativo en la formación de una idea propia de nuestra América latina”, afirmó la mandataria chilena. (Reuters/Archivo)

SANTIAGO, Chile.- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, aseguró que el Fondo de Cultura Económica (FCE), que este año celebra 80 años, “es una institución que concita nuestra admiración y nuestro cariño”. En su mensaje, que dio voz en un acto conmemorativo realizado la víspera en la capital chilena con motivo del aniversario de la editorial, la mandataria dijo que el FCE “ha sido un instrumento muy significativo en la formación de una idea propia de nuestra América latina”.

Además, agregó, “ha contribuido a la creación de un espacio para debatir con actualidad siempre renovada, los desafíos de nuestro desarrollo y de nuestra integración”, subrayó la jefa de Estado. En Chile, abundó, “desde la recuperación de la democracia, el Fondo jugó un papel muy valioso en el debate político, dando un espacio de difusión a las ciencias sociales, a la política, pero también a nuestros poetas”.

Ejemplo de ellos, señaló, son las ediciones de vates como Gonzalo Rojas, Enrique Lihn, Jorge Teillier, Gonzalo Millán y Nicanor Parra. La presidenta Bachelet saludó al Fondo, y a quienes, dijo “mantienen en alto las banderas de la cultura” deseándoles “un feliz aniversario y una larga vida”.

En su oportunidad, el embajador de México en Chile, Otto Granados, señaló que en la génesis de la editorial, “se produjo una revolución virtuosa”, al combinar economía, política, historia antropología, derecho, literatura, arte, ciencia y filosofía. Sin lo cual, enfatizó “no se explica ni la modernidad mexicana, ni la educación intelectual de varias generaciones, ni más aún el desarrollo del pensamiento tanto en México como en Latinoamérica”.

Una segunda nota distintiva del Fondo, indicó Granados, tiene que ver “con la nobilísima tradición histórica, moral y política mexicana del asilo y la solidaridad”, refiriéndose al exilio español tras la Guerra Civil (1936-1939) en ese país. “México abrió sus puertas a miles de exiliados que debieron salir de España tras la Guerra Civil (…) entre los cuales contaban algunas de las mentes más exquisitas y sofisticadas en las ciencias sociales, la filosofía o la literatura europeas.

“Ellos contribuyeron primero a la creación de la Casa de España, más tarde transformada en El Colegio de México, y luego a enriquecer la producción del Fondo”, recordó Granados. En el acto, también intervino destacando el aporte del FCE a la formación de intelectuales y políticos de toda América Latina, el ex embajador de Chile en México, y ex exiliado chileno en este país, Luis Maira.