AFTEROFFICE
deportes

Falta de apoyo 'noquea' al box amateur en México

Hoy cinco mexicanos buscan su boleto para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ya se encuentran en Doha, Qatar, para participar en el Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado, después de que tuvieron que pedir dinero en los camiones porque no les alcanzaba para hacer el viaje.
Eduardo Bautista
04 octubre 2015 21:20 Última actualización 05 octubre 2015 5:0
México no ha ganado una sola medalla olímpica desde Sídney 2000. (Cuartoscuro/Archivo)

México no ha ganado una sola medalla olímpica desde Sídney 2000. (Cuartoscuro/Archivo)

México ha sido formador de grandes boxeadores a nivel profesional: Raúl Ratón Macías, Julio César Chávez, Juan Manuel Márquez... Los nombres son muchos y en diferentes épocas. Pero en el boxeo olímpico sucede todo lo contrario. Por problemas entre la Conade y la Federación Mexicana de Boxeo (FMB), los peleadores deben soportar un sinfín de dificultades. Hoy cinco mexicanos buscan su boleto para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ya se encuentran en Doha, Qatar, para participar en el Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado, después de que tuvieron que pedir dinero en los camiones porque no les alcanzaba para hacer el viaje.

“En los últimos 20 años el boxeo amateur y el profesional se han separado muchísimo. Y eso es un error muy grave, porque si queremos crecer debemos ver a este deporte como una sola industria”, asegura el entrenador Mauro Ayala.

Algo similar opina Rogelio Candelas, quien ha estado inmerso en el pugilismo amateur por más de tres décadas. Para él, existe una fuga considerable de buenos peleadores. Por eso, dice, México no ha ganado una sola medalla olímpica desde Sídney 2000.

Uno de los principales problemas –coinciden– es que a los peleadores ya no les interesa el boxeo amateur porque los sueldos son más bajos. Por eso, en la primera oportunidad que tienen se pasan al nivel profesional. Lo mismo sucede con los preparadores.

“Es más difícil trabajar como entrenador amateur porque los muchachos llegan sin saber nada. Tienes que prepararlos, formarlos y debutarlos. El problema es que nunca falta el coyote que le propone brincarse al profesional. Y es ahí cuando el entrenador se queda sin nada. Ni las gracias le dan”, señala Candelas.

Para Ayala, el nivel del boxeo amateur nacional es bueno. Sostiene que hay mucho talento, pero poca comunicación entre los organismos deportivos (Conade y Comité Olímpico Mexicano) y los entrenadores. Él, por ejemplo, nunca se entera de los campeonatos nacionales. “Es una responsabilidad compartida. Ni nosotros ni las autoridades hemos establecido un diálogo”, reconoce.

Hoy –dice Candelas– muchos entrenadores no quieren mandar a sus peleadores al COM. Porque sí, los boxeadores reciben una beca, pero ellos no. Por eso la Federación Mexicana de Boxeo debe trabajar “con lo que le va cayendo”. Y es justo esa cultura de la improvisación la que tiene al boxeo amateur en el rezago, considera.

“La base fundamental del boxeo es el nivel amateur. Por muchos años lideré el selectivo del Estado de México y me di cuenta de que el trabajo es similar al de construir una casa. Si quieres tener un castillo debes tener buenos cimientos. De lo contrario, la casa se cae”, comparte Candelas.

Lo que sucedió con Joselito Velázquez, Lindolfo Delgado, Misael Rodríguez, Marvin Cabrera y Édgar Ramírez, representantes nacionales en el Campeonato Mundial, es sólo una de las tantas muestras de la debilidad del sistema deportivo mexicano, aseguran.

“Si la Conade no quería darle dinero a la FMB, está bien, ¿pero por qué afectar a los atletas? Su obligación como organismo es apoyarlos a como dé lugar. Les pudo haber dado dinero sin tener contacto con la FMB. Hay que apoyar más al boxeo amateur. Si no lo hacemos será más frecuente ver peleadores inmaduros en el nivel profesional. Y ahí sí que se va a desatar un problema muy grande”, concluye Candelas.