AFTEROFFICE
culturas

Falcones presenta 'Los herederos de la tierra'

El best seller español presenta en México 'Los herederos de la tierra', la secuela de 'La catedral del mar'. Para el autor, Ildefonso Falcones, el éxito que tienen las novelas históricas se debe a que los lectores de hoy tienen necesidad de escapar del presente.
Rosario Reyes
17 octubre 2016 22:0 Última actualización 18 octubre 2016 5:0
Para este escritor que trabaja con el pasado, el futuro es un enigma. (Especial)

Para este escritor que trabaja con el pasado, el futuro es un enigma. (Especial)

Ildefonso Falcones conoce el valor de viajar al pasado. Para el autor de La catedral del mar, título que publicó hace 10 años y que vendió más de 6 millones de ejemplares en 45 países, el éxito que tienen las novelas históricas se debe a que los lectores de hoy tienen necesidad de escapar del presente.

“Imagino que el hecho de olvidar estas escenas vertiginosas que constantemente nos están bombardeando, las inquietantes noticias de los periódicos, hace a la gente saltar a estas vidas antiguas, cuando ir de un sitio al otro podía llevar semanas. Hoy coges un avión y llegas en media hora”, reflexiona.

“El género histórico ha tenido éxito siempre, desde Sinué el egipcio, de hace cincuenta y tantos años, o Episodios nacionales, de Pérez Galdós, en España. Me preguntan mucho por qué la gente lo lee más ahora y creo que se debe a eso, a que hace falta tomar un respiro en el vértigo de la vida moderna”, dice el autor, quien se encuentra en el país para presentar Los herederos de la tierra, la secuela de La catedral el mar.

Ambas novelas están ambientadas en la Barcelona medieval. “Una ciudad fantástica desde el punto de vista histórico”, destaca el autor. Cuenta que la eligió por la imposibilidad de viajar a otros sitios para hacer investigación; así que comenzó a escribir mientras ejercía la abogacía en su ciudad natal.

En la época medieval Barcelona se convirtió en una de las grandes ciudades del Mediterráneo, con las repúblicas italianas; además, ocurrió entonces una expulsión masiva de judíos, recuerda. “En toda España se atacaron numerosísimas juderías, pero en Barcelona, en 1391, se arrasó: fueron asesinados 500, y al resto de esa comunidad hebrea se le obligó a convertirse; fueron pocos los que lograron escapar”.

El enfrentamiento entre la autoridad civil y eclesiástica, con la esclavitud como telón de fondo, son el centro de Los herederos de la Tierra, protagonizada por Hugo, un joven huérfano que debe aprender a sobrevivir en una sociedad injusta con los pobres, y defender su amor por la hija de un judío. La trama arranca en 1387, un tiempo en el que, dice el autor, “todo se mercantilizaba”. Como ahora.

“Estamos en una sociedad que se complica, se han alcanzando verdaderos monopolios; por más que la Comunidad Europea reaccione a ellos, la realidad es que el gran poder financiero se limita a unas pocas manos. Según los mercados, el consumidor está totalmente al albur de lo que decidan quienes realmente influyen en la política, porque son los que financian. La globalización que pretendidamente podría significar más mercados y más salidas, nos está llevando a una centralización que da miedo”, observa.

Para este escritor que trabaja con el pasado, el futuro es un enigma. “Vivimos unos riesgos que no sabemos asumir, una violencia entre comunidades religiosas que está llevando al caos a muchos estados. Hay que cambiar nuestra forma de pensar, no ser tan hipócritas y exigir compromisos”.

Para Falcones, el populismo es otro mal que avanza en las sociedades contemporáneas. “Las mismas garantías que damos a quienes no desean estar en el sistema nos están comiendo. El auge de los populismos hoy en día puede llevar al desastre; ustedes lo podrían sufrir si sale el Trump este, que es una locura; ni los suyos le siguen y sin embargo el pueblo sí que se ve enfervorecido por una serie de propuestas que ya no es que sean ilógicas, es que atentan contra los principios humanos”.