AFTEROFFICE
culturas

Exposición explora la gran ciudad que soñó Hitler para Alemania

La grandiosa visión de Adolfo Hitler para una nueva capital llamada "Germania" requería arrasar zonas enteras de Berlín. Fue diseñada por el arquitecto favorito de los alemanes, Albert Speer. Estaría flanqueado por grandes edificios que celebrarían el prestigio nazi.
Reuters
21 septiembre 2014 19:21 Última actualización 21 septiembre 2014 19:24
Un museo dentro de la estación del metro de Gesundbrunnen, en el norte de Berlín, explora la ideología y las consecuencias de la "Germania". (Reuters)

Un museo dentro de la estación del metro de Gesundbrunnen, en el norte de Berlín, explora la ideología y las consecuencias de la "Germania". (Reuters)

BERLÍN.- Los planes utópicos de Adolfo Hitler para reconstruir Berlín a escala monumental nunca se materializaron, pero entre los preparativos que sí se llevaron a cabo hubo demoliciones y la utilización de esclavos, en gran parte judíos, según muestra una exposición.

Diseñada por el arquitecto favorito de los nazis, Albert Speer, la grandiosa visión de Hitler para una nueva capital llamada "Germania" requería arrasar zonas enteras de Berlín, cuyos inquilinos desahuciados eran trasladados a apartamentos liberados con la deportación de judíos.

Un museo dentro de la estación del metro de Gesundbrunnen, en el norte de Berlín, explora la ideología y las consecuencias de la "Germania" inacabada de Hitler, con el ruido de fondo de los trenes que pasan en los cercanos túneles.

"No trata de Germania como el hobby de un dictador. Trata de las intenciones del proyecto, su ideología y de aquellos que lo sufrieron", dijo el comisario de la exposición, Gernot Schaulinski. Un mapa gigante muestra los planes para levantar un espléndido bulevar, de siete kilómetros de largo y 120 metros de ancho, que estaría flanqueado por grandes edificios que celebrarían el prestigio nazi.

Al final de la avenida se ubicaría un "Gran Hall" de 320 metros de altura que empequeñecería el vecino Reichstag. Coronado por una lámpara de cristal de 40 metros, su techo de cobre verde, con una apertura en la parte más alta, estaba inspirado en el Panteón romano.

El distrito en torno a lo que hoy es la cancillería donde trabaja Angela Merkel fue destruido para abrir el espacio en el que se levantaría el Gran Hall. Los familiares de personas enterradas en cementerios que estorbaban para el gigantesco bulevar tuvieron que volverlos a enterrar en otros lugares.