AFTEROFFICE
deportes

Eurocopa en Francia enfrenta nuevas preocupaciones 

La Euro 2016, el torneo que después de la Copa del Mundo es el más popular entre los fanáticos del futbol, enfrenta nuevas preocupaciones por los recientes atentados en la que será su sede el siguiente año. Los organizadores tienen que garantizar la seguridad en 51 partidos distribuidos en 10 estadios.
AP
14 noviembre 2015 12:5 Última actualización 14 noviembre 2015 12:5
Francia

Laurent Koscielny y Mario Gomez en el partido en el que cerca del recinto donde se llevaba a cabo, el Stade de France, se presentaron dos bombazos. (Reuters)

Mientras Francia lidia con las repercusiones de otro ataque terrorista, los organizadores de la próxima Eurocopa enfrentan nuevas preocupaciones sobre la seguridad en los 51 partidos y 10 estadios de todo el país que serán utilizados el próximo año.

La masacre del viernes por la noche empezó con dos explosiones a las afueras del Stade de France durante un partido amistoso de la selección francesa contra Alemania. El mismo estadio será escenario del partido inaugural y de la final de la Euro de 2016.

"Ya había preocupación por la Euro, ahora obviamente es mucho mayor", admitió el líder de la federación francesa de fútbol, Noel Le Graet.

El presidente francés Francois Hollande, quien estaba en el estadio para el amistoso del viernes y tuvo que ser evacuado, catalogó los ataques como "un acto de guerra". Ahora, su gobierno y los organizadores encaran la titánica tarea de garantizar la seguridad de cientos de miles de fanáticos que llegarán a Francia el próximo verano. Al mismo tiempo, tienen que hallar la forma de que los hinchas entren al país sin exponerse a que posibles terroristas crucen las fronteras.

"Seguiremos haciendo todo lo posible para garantizar la seguridad, a pesar de todos los riesgos que esto conlleva. Sé que todos están pendientes", dijo Le Graet después del partido del viernes. "Obviamente esto significa que ahora tendremos que estar incluso más pendientes. Pero es una preocupación constante para la federación y el estado".

El campeonato europeo se realiza cada cuatro años y sólo es superado por la Copa del Mundo en popularidad y prestigio. Con 24 equipos repartidos en 10 sedes, los riesgos son enormes y los fanáticos estarán expuestos a peligros dentro y fuera de los estadios.

Antes del partido del viernes, 80 mil espectadores llegaron en trenes y a pie, y caminaron apiñados varios cientos de metros hasta entrar al estadio. La cantidad de víctimas pudo haber sido mucho mayor si hubiese habido una detonación en ese momento.

Según las autoridades, más de 127 personas murieron en los ataques en varios puntos de la capital francesa, incluyendo los bombazos afuera del estadio y en una toma de rehenes en un teatro donde se realizaba un concierto.

Dentro del estadio, los fanáticos intentaban mantener la calma mientras llegaban noticias de los ataques. Hubo confusión, y muchos no sabían si salir corriendo o quedarse en sus asientos. Después del silbatazo final, miles invadieron la cancha de juego.

"Nos sentíamos más seguros dentro del estadio, pero cada vez nos llegaban más noticias aterradoras", dijo Arnaud Assoumani, el campeón paraolímpico de salto largo de 2008, en una entrevista con el canal de televisión de L'Equipe. "Hubo un anuncio al final de que había algunos portones abiertos. Temía que la gente se amontonara, que fue lo que pasó. Todos trataban de salir por esas puertas al mismo tiempo. Algunos estaban corriendo y empujando contra las paredes y barreras. No creo que haya habido heridos, pero hubo pánico".

En los próximos meses, Le Graet coordinará con Jacques Lambert, director del grupo encargado de la organización de la Euro.

"Desde el principio sabíamos que la seguridad sería un elemento esencial para el éxito del torneo", declaró Lambert en una entrevista reciente. "El riesgo de un ataque terrorista contra Francia, y digo contra Francia más que contra el torneo mismo o contra la UEFA, fue planteado desde el principio. Lo que ha cambiado en realidad es el aumento del riesgo de un ataque terrorista comparado con otros peligros".

No fue posible hablar con Lambert el sábado.

El gobierno francés tiene la responsabilidad final por la seguridad para la Euro, pero en septiembre se firmó un acuerdo entre la federación francesa y el Ministerio del Interior para repartirse esas tareas.

Los estadios, sedes de entrenamiento y hoteles de los equipos estarán a cargo de los organizadores del torneo, mientras que el estado será responsable por la seguridad en los sitios aledaños. También tendrán que vigilar las zonas donde los fanáticos se reúnen a ver los partidos en pantallas gigantes.

Firmas privadas de seguridad son responsables por la vigilancia dentro de los estadios, y la policía afuera, aunque las fuerzas del orden público tienen autoridad para acceder a las sedes si es necesario.

La federación realiza reuniones periódicas sobre seguridad con los organizadores de la Euro, y la próxima está programada para el lunes.

Grandes eventos deportivos han sido blancos de ataques terroristas en el pasado: los Juegos Olímpicos de 1972 en Munich, la Copa Africana de Naciones en 2010, y el Maratón de Boston en 2013, entre otros.