AFTEROFFICE
buena vida

Este crucero te llevará a 'navegar' el cielo

Conoce los sitios más emblemáticos y atractivos del mundo en un solo mes, a través de un crucero aéreo. Podrás ver todas las atracciones más grandes del mundo... en 29 días.
Bloomberg
21 marzo 2017 21:3 Última actualización 22 marzo 2017 5:0
(Bloomberg)

(Bloomberg)

¿Así que quieres ver todas las atracciones más grandes del mundo... en 29 días? Buenas noticias: por primera vez, es un deseo realista.
Pero hay un problema: tendrá que hacerlo en un avión privado y te costará 159 mil dólares.

Por lo menos eso es lo que Edie Rodríguez, presidenta ejecutiva de Crystal Cruises, propone con el próximo lanzamiento de AirCruises, cuya primera gira Around the World: Iconic Sights hará escalas en la Isla de Pascua, Uluru, Lhasa, Jaipur, Cataratas Victoria y Praga (entre otros lugares), entre el 21 de octubre y el 18 de noviembre.

Crystal no está sola. Compañías hoteleras de lujo desde Peninsula hasta Aman y Four Seasons Ltd. están sumándose a los viajes en aviones privados. Este último se ha asociado con el famoso chef global René Redzepi para un viaje culinario soñado de 135 mil dólares que se extiende por buena parte de Europa y de Asia. Lo mismo ocurre con los proveedores de safaris, como Great Plains Conservation y AndBeyond, que utilizan aviones privados para enlazar destinos de difícil acceso como Kenia y Botsuana. Los safaris oscilan entre 75 mil y 116 mil 500 dólares por persona. Los operadores de primera categoría Abercrombie & Kent y National Geographic están ofreciendo vacaciones globales estructuradas alrededor de charters exclusivos. Y la lista sigue creciendo.

1
  

  

(Bloomberg)

UN NUEVO MUNDO DE OPORTUNIDADES
“Las solicitudes de viajes privados en avión han crecido por lo menos cuatro a cinco veces en los últimos años”, explica Michael Holtz, un especialista en viajes de SmartFlyer, que es un experto en consultas de aviación complicadas. “Pero hasta hace aproximadamente tres años, sólo una o dos compañías ofrecían viajes en aviones privado y ninguna de ellas realmente las ofrecía en gran escala”.

¿Y por qué deberían hacerlo? No tiene sentido cuando casi ningún hogar puede pagar su producto.

Sin embargo, eso ha empezado a cambiar. Empresas de propiedad fraccionada han dado un toque de Uber a la industria de aviones privados, poniendo la aviación privada al alcance de una demografía mucho más amplia.

Y las compañías hoteleras de lujo, que compiten por una imagen de marca que las une cada vez más a un gasto de muy alto patrimonio, se lanzaron a aprovechar un nuevo mercado y un nuevo mundo de oportunidades.

El primero en el mercado fue Four Seasons. “Comenzamos a ofrecer viajes a bordo de aviones privados de terceros en 2012”, comparte el presidente, J. Allen Smith, a Bloomberg. “La respuesta fue abrumadoramente positiva, pero la pieza que faltaba para nuestros huéspedes fue una experiencia completa de Four Seasons de punta a punta”. Fue por eso que llevó a la compañía a crear un avión privado de marca completa: un Boeing 757 de 52 plazas en 2015, junto con un itinerario de 24 días con nueve escalas por 119 mil dólares. “Fue una exclusividad en el sector hotelero y fue recibida con un tremendo entusiasmo”, agrega Smith. “Cada viaje se agotó ese año”.

1
  

  

(Bloomberg)

FIESTA DE AUTOBUSES EN EL CIELO
Cuando Crystal lance sus AirCruises este otoño (boreal) catapultará el negocio del turismo en avión privado a un nuevo nivel estratosférico de lujo. Mientras que Four Seasons y otras compañías hoteleras alquilan gran parte de sus (muy agradables) aviones a proveedores externos, la compañía matriz de Crystal, Genting Hong Kong, está comprando dos aviones Boeing, un 777 y un 787 Dreamliner que incorporará a su oferta. ¿El precio de catálogo de los dos? 545 millones de dólares.

El Boeing 777 tiene usualmente 350 asientos; este tendrá sólo 84 camas, una zona de comedor independiente con un chef a bordo, una bodega de vinos completa, y la más alta proporción de personal por huésped del cielo. Su primer viaje, creado en asociación con los hoteles Peninsula, sale el 31 de agosto y llegará a las 10 ciudades donde la cadena hotelera asiática tiene propiedades, desde Los Ángeles, hasta Beijing y París.

LO QUE EL DINERO (NORMALMENTE) NO PUEDE COMPRAR
Las ventajas de volar en aviones privados son obvias.
“La gente quiere que todo esté resuelto. No se puede llegar desde el Himalaya tibetano al Taj Mahal con rapidez o facilidad”, dice Rodríguez, de Crystal, que se cuenta entre los viajeros exigentes, refiriéndose a dos escalas consecutivas en la gira Around the World. Y si bien su 777 no puede aterrizar en la pista minúscula de Agra, llevará huéspedes a Nueva Delhi, donde un avión más pequeño (privado) los llevará luego al emblemático monumento.